Los mezcales más caros

Existen cientos de marcas, pero ¿conoce las marcas de mezcales más caras del mercado?

Raúl Villaseñor

¿Te has preguntado cuál es el precio más alto que se podría pagar por un mezcal?, nosotros sí. Por eso nos dimos a la tarea de investigar el asunto. Aquí algunas respuestas…

El proceso

Hacer mezcal no es cualquier cosa, el simple proceso de maduración del agave es bastante largo. ¿No nos crees?, unos datos: el agave espadín tiene un proceso de maduración de siete años, el tobalá de doce a catorce, y el arroqueño de catorce a dieciocho años.

Después está el proceso de destilación. Gran parte de estos mezcales se hacen de manera artesanal; algunos tienen procesos de doble destilación y almacenamiento especial en barricas de madera más fina que las sillas de la casa del abuelo; también pueden ser de cobre, de madera con cobre.

Una vez que ya lo guardaste, lo que sigue es que te olvides de él, para que se añeje, por un periodo de dos meses hasta siete años… o como le pasó a los creadores del mezcal Añejo Divino 1984 (10 mil pesos cada botella) que se les quedó por treinta años. 

La botella

El valor de estos mezcales ultra exclusivos está en toda la cadena de producción. Una vez que ya tienes tu mezcal bien listo y sabroso, tienes que tener un recipiente donde guardarlo. Entonces, haces una botella única.

La botella de El Conjuro del Chamán, hecha de cristal y bañada en platino, diseñada por Fernando Altamirano y el arte por el artista plástico Alejandro Gómez Oropeza, es la más cara del mundo (900 mil pesos). La botella no sólo tiene valor por los materiales de los que está hecha, también por el concepto que se le imprimió, una obra de arte que -con símbolos de paz, amor y esperanza- te augura que todo saldrá bien.

Quizá te pueda interesar: Las botellas más bonitas de mezcal

Los símbolos de estatus

Hacer un mezcal de este nivel no sólo pasa por la calidad, también por elementos que configuran la realidad hacia un lugar específico: el público consumidor. Este tipo de mezcales, sin excepción, son productos exclusivos y limitados.

La reivindicación del mezcal como bebida lo ha dotado no sólo de un aura de respetabilidad creciente, también del acceso a nichos donde antes no tenía cabida, como el mercado de lujo.

El Conjuro del Chamán fue creado ex profeso como un artículo único, vendido a un coleccionista francés -dueño de la colección de vinos y licores más importante del mundo-. 

En el caso de que no seas este coleccionista, puedes adquirirlo igualmente, ya que 400 botellas se pusieron a la venta para el “público en general”, con un valor de cinco mil 525 pesos cada una.

En otras marcas están, además del número limitado de unidades, los galardones obtenidos. El mezcal Máscara de Xaguar Naranja (4 mil pesos), por ejemplo, ganó la medalla doble de oro en la San Francisco World Spirits Competition, la presea más codiciada en su sector. Otro aspecto que le da valor es su origen “no convencional”. Ejemplo de esto es el Clase Azul Ultra (3 mil 400 pesos), cuyo sabor fuerte y complejo se lo debe al clima silvestre y extremo de Durango, que crea agaves con esas características; el ya mencionado Añejo Divino 1984 también entra en esta categoría. 

Una forma más de darle ese valor agregado a la botella es invitar a artistas a diseñarla, como el mencionado Alejandro Gómez Oropeza para El Conjuro del Chamán, o la artista multidisciplinaria Diana García para el Creyente Edición Especial SalvaQuimera (3 mil 199 pesos). Todo depende de lo que quieras imprimirle a tu marca o producto y al público al que lo destines. 

¿Valen la pena los mezcales más caros?

Aunque muchos no habrán probado ninguno de estos mezcales, no dudamos de su calidad. Claramente el público para este tipo de productos no se trata del general, sino de los coleccionistas, personas que no sólo adquieren productos por sus cualidades tangibles, sino por su valor simbólico. Desde esa lógica, estos mezcales valen la pena.

A quienes nos gusta el mezcal por sí mismo, todos estos elementos extras nos pueden parecer, quizá, una exageración. Pero, hay que decirlo, tanto la bebida como los símbolos pueden convivir, no son excluyentes. Al final, el mejor mezcal es el que más te gusta.

Aquí, un listado de los mezcales más caros:

Antes de irte, échale un ojo a: Para todo mal, los cinco rituales del mezcal

Ilustración de portada: Raúl Villaseñor

6 thoughts on “Los mezcales más caros

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: