El mezcal, ¿solo o acompañado?

Si estás iniciando tu viaje en los destilados de agave, quizá te preguntes cómo tomar mezcal. Aquí te contamos si debes acompañarlo o no.

Aunque a lo largo de estos años el consumo de mezcal ha aumentado, algunas personas no están seguras de cómo tomar mezcal -como yo, antes de trabajar en una barra. La mayoría cree que se hace de la misma manera que con el tequila, pues ambas son bebidas alcohólicas elaboradas con agave y tradicionales de nuestra tierra. 

Pero, como a mí nada más me dicen mezcal y me deshago como hilo de media, ahora mismo les cuento lo que recomiendan algunos expertos para tomar este elixir de las nobles tierras oaxaqueñas. 

¿Solo, solín, solito? 

Fotografía: Carlos Bustamante

Empecemos por recordar que el mezcal es una bebida artesanal cuyo desarrollo requiere una buena cantidad de tiempo y una compleja labor por parte de los maestros mezcaleros. Cada detalle del proceso le otorga a nuestra bebida un sabor especial y único; lo mejor que podemos hacer, entonces, es tomarlo solo para apreciar mejor sus características singulares; el mezcal en sí mismo tiene mucho que ofrecernos; entrenemos nuestro paladar para distinguir sus particularidades.

Honor a quien honor merece 

Entonces, ¿y el maridaje? Bueno, lo dicho anteriormente no implica que nunca podamos acompañar nuestro mezcal con los alimentos; al contrario, podemos hacerlo y descubrir otro abanico de posibilidades. La idea es otorgar al mezcal el valor que merece, en su justa medida, para así apreciarlo mejor y disfrutarlo plenamente con nuestra comida, si eso es lo que queremos. 

¿Coctelería? Algunos expertos puristas no la recomiendan. Pero, ¿por qué limitarnos? Podemos hacer grandes creaciones; la cocina es innovar todo el tiempo. Sin embargo, consideremos que, así como no utilizamos el vino más costoso para elaborar un clericot, no se sugiere mezclar un buen mezcal con cualquier alimento o coctel. 

Algunas recomendaciones de cómo tomar mezcal

Fotografía: Karen Delgado

Quizá te pueda interesar leer: Los mezcales más caros

 

Cuando vamos a algún restaurante, lo clásico es que acompañen nuestra bebida con unas rodajas de naranja y sal de gusano -aunque originalmente no era así-, con la intención de hacerlo más llamativo o ‘gourmet’. Para quienes se acercan por primera vez al mezcal es una excelente opción, para que el sorbo sea más ligero al gusto y lo puedan disfrutar con mayor facilidad.

Algunos expertos señalan que es una forma de limpiar el paladar y apreciar mejor las notas del mezcal; por otro lado, la sal de gusano se estima dentro de la cocina mexicana por ser tan ancestral como el mismo mezcal y elaborarse artesanalmente, además de que no deteriora de ninguna manera el sabor de nuestra bebida. 

Pero, ¿qué pasa con el limón y la sal? Este es un hábito que copiamos del tequila y que no se recomienda para el mezcal, por ser el limón un fruto sumamente ácido que, junto con la sal de mesa, hace que salivemos demasiado, lo cual interfiere con el sabor de la bebida. También es importante señalar que debemos tomarlo despacio si queremos distinguir sus finas notas; por lo tanto, tampoco se recomienda beber shots

La paciencia es una virtud 

Cabe señalar, querido lector, que para nada deseo que esto parezca un decálogo limitativo de cómo gozar nuestro alcohol, sino al contrario, una guía para disfrutarlo con todas sus virtudes. Tanto para la cocina, como para todo lo demás, la paciencia es una gran virtud, y de eso mucho nos puede decir un maestro mezcalero, que espera el tiempo necesario hasta que crezca el agave para posteriormente realizar cada uno de los procesos para elaborar un buen mezcal; por esa razón, cuando lo tomemos, debemos hacerlo despacio, con cariño y siempre pensando en la importancia de resaltar el sabor de nuestro destilado. Porque cuando lo tomamos de esta manera, rendimos homenaje al trabajo arduo y a la tradición milenaria que nos regaló el mezcal en nuestras mesas.

 

Antes de echarte unos mezcales, dale un vistazo a: Las cinco características de un buen mezcal

Fotografía de portada: Karen Delgado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: