PARA TODO MAL, LOS CINCO RITUALES DEL MEZCAL

Teresa Cortés

 

¿Quién no ha disfrutado de un buen mezcal? Esta ancestral bebida se encuentra presente en muchos ámbitos de nuestra vida: en bodas, celebraciones sociales y hasta cuando nos rompen el corazón. Como quiera que sea, poder tomarse un trago significa un verdadero placer.

Pero, ¿sabías que este manjar no sólo se utiliza para fines degustativos? Aquí te contamos cinco prácticas y rituales imprescindibles de la cultura mezcalera.

 

Ofrecerlo a la tierra

Sabemos que el mezcal se puede producir de diferentes maneras y, dependiendo de cuál sea, resultará un tipo y sabor peculiar. Pero, cuando se elabora artesanalmente, el proceso adquiere un significado especial.

Hay maestros mezcaleros que además de cuidar la calidad de su producto añaden un plus; es decir, el amor a su trabajo y ese sentimiento de unidad con la tierra. Es por eso que algunos tienen la costumbre de ofrecerle a la tierra el primer trago, o chorrito, que sale después de la destilación, incluso antes de probarlo; esto ocurre en señal de agradecimiento, porque de este bello suelo ha venido el agave y sin él no sería posible producir mezcal.

Tener tu propia botella de mezcal

No podemos negar que en Oaxaca las fiestas no son fiestas si no se sirve mezcal. Ya sea en un festejo de XV años, bautizo y hasta en celebraciones religiosas, esta deliciosa bebida es imprescindible en los eventos sociales. Cuando un anfitrión ofrece el destilado a sus invitados se toma como una señal de hospitalidad y alegría; y, al igual que el vino, se guarda el mejor mezcal para las mejores fiestas.

Una práctica de nuestros tiempos, y que se ha convertido en una verdadera tradición, consiste en obsequiar una botella de mezcal con la cara impresa del festejado, el motivo de la fiesta y la fecha en la que se celebró. Aquí no importa si es un niño, una pareja de recién casados, o la virgen del pueblo, todos pueden tener su botella personalizada de mezcal

Beberlo para curar el alma

Pero el mezcal no sólo se sirve en los momentos de regocijo, también acompaña las penas. En los funerales, se acostumbra tomarlo para aguantar el frío de la noche, hacer menos pesado el desvelo por el ser querido difunto, y curar los dolores del alma.

Esta bebida abre paso al cariño de los amigos y familiares que se unen para despedir a quien ya no está. En esa misma sintonía y nueve días más tarde, el mezcal se vuelve a hacer presente. Cuando se levanta la cruz al final del novenario del difunto, surge la costumbre de dar “cariñitos”

A todos los asistentes se les ofrecen pequeñas cantidades de siete distintos tipos de bebidas alcohólicas, a cada una se le denomina “cariño». Si una persona ha recibido uno de los “cariñitos”, debe tomar también los demás, para evitar la descortesía. Con esto se cierra el ciclo de «despedida de la persona que se ha ido»

Usarlo en la medicina tradicional*

Desde tiempos ancestrales se ha creído que el mezcal sirve como remedio para la salud. Y la forma de utilizarlo varía según la enfermedad que se desee tratar. 

Por ejemplo, una copita de mezcal ayuda a conciliar el sueño, ya que relaja los músculos y la mente; es importante hacer hincapié en la pequeña cantidad, aunque si tomas mucho definitivamente acabarás dormido. Se pensaba también que el mezcal con víbora de cascabel curaba el cáncer, y otros tipos ayudaban también a controlar la diabetes. Pero no existen estudios médicos sólidos que respalden esta afirmación.  

Por último, se dice que una pequeña cantidad diaria de mezcal propicia la longevidad. Ya que las personas que lo hacen, aparentemente, viven más que quienes no. Recuerda que todo exceso es dañino para la salud.  

Curar el mal de espanto

Para nadie es un secreto que el mezcal ha sido protagonista de limpias y ritos elaborados por curanderos locales. El más conocido es el que se usa para curar el susto o espanto

Como su nombre lo dice, el mal del susto es producido por una gran impresión o miedo. Se cree que cuando el espanto se aloja en el cuerpo de una persona, pierde su alma. El afectado sufre ansiedad, falta de apetito, debilidad, vómito y diarrea, es por ello que debe de llevarse con alguien que sepa curarlo

El mezcal adquiere un papel muy importante, ya que se rocía en el manojo de yerbas que se pasa por el cuerpo del enfermo. Y se recomienda tomar un baño de temazcal después del ritual, ya que los vapores de agua y mezcal permiten que el cuerpo se desintoxique.   

Ahora, ya conoces algunas de las formas en las que se emplea el mezcal, tú eliges la que más te guste. Aunque en Quixe nos quedamos con la práctica que reza el famoso dicho: “Delicioso mezcal, bendito tormento ¿Qué haces afuera? Vamos pa’dentro”

* Este contenido es puramente informativo y no sustituye una consulta médica.

Ilustración de portada: Raúl Villaseñor

Para saber más… 

Nogales, L. (2019, jul. 1). “¿El mezcal es curativo?”, Mezcología. Recuperado de https://bit.ly/3tRAfoT

Nogales, L. (2020, abr. 11). “Mezcal para curar el alma”, Mezcología. Recuperado de https://bit.ly/3tPnivG

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: