Francisco Toledo pintando.

Arte rebelde, siete obras importantes de Francisco Toledo

Conozcamos juntos las obras más influyentes del artista juchiteco, que utilizó el arte como medio de promoción para los valores en los que creía.

Estas siete obras importantes de Francisco Toledo, conocido como el artista inquieto más influyente de los últimos años, te permitirán conocer cómo es que gracias a sus obras logró posicionarse a la altura de grandes pintores del siglo XX, como Rufino Tamayo y Manuel Felguérez.

Pero no solo eso, la promoción del arte a través de la apertura de centros culturales y su activismo en defensa de la naturaleza y los derechos humanos consagraron a Toledo como el creador de nuevos escenarios, todos encaminados hacia la construcción de un mundo mejor.

Francisco Toledo obras

7 obras importantes de Francisco Toledo

Con diferentes técnicas que incluyen el collage, el fresco, la acuarela, pero también la cerámica, el tapiz y el modelado, aquí te contamos un poco sobre algunas de las obras más representativas de Francisco Toledo.

Tamazul

Comenzamos el recorrido con una verdadera explosión de color. Con predominación de tonos rojizos acompañados por azules se nos presenta Tamazul, una de las obras más famosas de Toledo. Como buen amante de la naturaleza, nuestro artista busca enaltecer a un animalito que pocas veces ha tenido el protagonismo en el arte: el chapulín, insecto que, además, es notable en la gastronomía propia de algunas regiones de Oaxaca.

En esta obra no solo encontramos chapulines y anfibios, sino que el artista decidió combinarla con elementos eróticos y partes del cuerpo humano. Pero lo que más llama la atención es que no existen límites conceptuales entre las figuras. Así podemos apreciar el cuerpo de una mujer con cabeza de saltamontes; esta combinación da el claro mensaje de que somos uno solo con la naturaleza.

El burro contento

Si por algo se caracterizó Francisco Toledo fue por ir en contra de la corriente. Como lo mencionamos en la obra anterior, nuestro artista buscó dar protagonismo a esos animales poco comunes en el arte y que además eran considerados “feos”. Por esa misma razón no es extraño encontrar en sus cuadros murciélagos, sapos, insectos y, en este caso, un burro.

En su Burro contento podemos observar al animal representado de forma abstracta y de perfil. Recorre su cuerpo lo que parecerían ser sus vísceras y parte del esqueleto, e irónicamente se aprecia en su cara un semblante que poco se relacionaría con la felicidad; en cambio, parece que la tensión o incomodidad se han apoderado de él. Esta es, quizá, una ironía más del maestro Toledo.

Hombre con cabras

En esta obra de 1976 podemos ver una de las características que acompañaron la vida artística de Toledo: el desorden. En una entrevista para Forbes México, el artista confesó que, a diferencia de otros pintores como Rufino Tamayo, él no se sentaba a cumplir una jornada laboral diaria, por lo que tenía obras incompletas desde hacía varios años, y que un día cualquiera le venía la inspiración y las terminaba.

En su Hombre con cabras podemos apreciar que es el caos el que reina en la obra. Sus diferentes tonos marrones y las dos cabras centrales que se golpean entre sí pueden darnos cualquier sensación menos armonía. Incluso el mismo pastor parece estar ordenando que se calmen mediante un grito; este se ve reforzado por la fuerza que ejercen sus manos para tratar de separar a los animales.

Los papalotes de los 43 de Ayotzinapa

Como ya lo decíamos, Francisco Toledo no solo fue un gran pintor, también fue un activista en defensa de los derechos humanos. Así, con motivo de la desaparición forzada de los 43 normalistas de Ayotzinapa, protestó pacíficamente con la ayuda de alumnos de primaria; este acto consistió en volar 43 papalotes con los rostros de cada uno de los jóvenes desaparecidos.

Él comentaba que volar papalotes en el Día de Muertos era una tradición propia del sur de México. Se creía que los difuntos podían bajar a través del hilo de las cometas y, dado que, en ese momento, no encontraban a los normalistas por ningún lado, los buscaría en el cielo para que ellos pudieran regresar a casa.

El mono de la tinta

Esta peculiar obra pertenece a una colección de ilustraciones que Toledo hizo para el Manual de Zoología Fantástica de Jorge Luis Borges. Cuando el Fondo de Cultura Económica cumplió 50 años, reeditó la extraordinaria obra y pidió al artista juchiteco que diera vida a esos maravillosos animales.

Uno de los más famosos es El mono de la tinta, quien, según Borges, mira fija y pasivamente a un escritor, esperando a que termine su trabajo y una vez que ha acabado, toma el sobrante de tinta y lo bebe hasta terminarlo. La ilustración de este mono refleja la imaginación de Toledo, quien reinterpreta lo escrito por Borges y le impregna su más puro estilo.

El vagabundo

Esta obra nos permite visualizar el cansancio de un hombre que ha caminado gran parte de su vida. Los colores marrones traducen la fatiga y el hastío con los que se mueve por el mundo. Esta es, sin duda, una de las grandes creaciones de Toledo, ya que ha podido traducir los sentimientos y sensaciones del cuerpo en formas impregnadas sobre papel, con las que el observador puede identificarse fácilmente.

La “gaturna”

Si bien esta escultura sorprende por la maestría, técnica y diseño con los que fue elaborada, tiene su valor más importante en el cariño, ya que Toledo creó esta obra de arte para que reposaran las cenizas de su amigo Carlos Monsiváis. Como su nombre lo dice, la urna tiene forma de gato, se encuentra recostado de lado y simula estar abrazando una pelota.

Esta idea nació de la mente de Francisco Toledo debido al amor que Monsiváis tenía hacia los felinos. En su época de esplendor gatuno llegó a tener hasta veinte, que se paseaban por toda su casa, especialmente en su estudio. La “gaturna” está elaborada de barro finamente pulido y hoy en día puedes apreciarla en la sala de lectura del Museo del Estanquillo.

El maestro Toledo dejó este mundo en el 2019, a los 79 años de edad, pero con nosotros siempre se quedarán sus obras, los espacios que abrió para promover el arte y sus luchas inagotables para que todos los humanos nos viéramos como lo que somos: seres iguales tiene en la Tierra un hogar común.

2 thoughts on “Arte rebelde, siete obras importantes de Francisco Toledo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: