Agave, colección de Trine Ellitsgaard

Foto tomada de Blackman Cruz, Instagram

Trine Ellitsgaard: conservación de tradiciones de manera sustentable

Con Agave, esta artista danesa nos muestra cómo es posible crear de manera tradicional y sustentable.

Oaxaca es conocida, entre muchas otras maravillas, por sus tejidos de lana y los artistas que hay detrás de ellos. Quizá eso fue lo que hizo que Trine Ellitsgaard decidiera que esta ciudad sería su lugar de residencia hace más de 30 años.

Nacida en Dinamarca, esta artista del tejido es una mujer que conoce la importancia de las tradiciones, por lo que con su nueva colección llamada Agave, busca llevar la atención no sólo a las técnicas de producción de fibras, sino también a la creación de objetos cotidianos con ellas.

Con Agave, Trine nos muestra piezas de arte sustentable hechas a partir de los residuos que salen de la producción del mezcal. Así, su colección consta de tapices minimalistas, en los cuales se cuela la influencia oaxaqueña.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Blackman Cruz (@blackmancruz)

Detrás de la producción de la tela

Para la creación de Agave, Ellitsgaard buscó la colaboración de una organización sin fines de lucro llamada Hermano Maguey para poder recuperar las hojas de maguey cuyo destino es descomponerse en la tierra, pues para la producción de mezcal sólo se usa el corazón de maguey.

Aquí puedes conocer más sobre la producción de aguardiente, desde la Nueva España.

Trine usó una máquina para extraer las fibras y después, las hiló a mano y las tiñó con pigmentos naturales, como se hace en Oaxaca de manera tradicional, para por último crear sus tapices en el pueblo zapoteco Teotitlán del Valle, famoso por sus textiles hechos en grandes telares.

Agave está presentándose en la galería Blackman Cruz, en Los Ángeles, California, y con ella, Trinee Ellitsgaard nos recuerda que aún están vivas las formas tradicionales, no industrializadas, de crear objetos duraderos y hermosos.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Blackman Cruz (@blackmancruz)

En entrevista para medios de comunicación, la artista declaró: “Necesitamos cambiar nuestra forma de pensar sobre lo que usamos y cómo lo usamos. Quiero recordarle a la gente que cuide la naturaleza”.

Sus obras se han expuesto en museos mexicanos y europeos, y ella y su familia son quienes están a cargo del legado de Francisco Toledo, a quien conoció en París, con quien se casó en 1965 y vivió en Oaxaca con él desde hace casi 35 años.

Si te gustó esta historia, lee sobre el alebrije «Toro Alado», que la está rompiendo en Barcelona.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.