Mole y otras comidas típicas de Oaxaca

Cinco platillos que debes probar en Oaxaca

Conoce algunas de las comidas típicas de Oaxaca que son representativas de los Valles Centrales, del Istmo y de la Mixteca.

Las comidas típicas de Oaxaca son uno de los principales atractivos del estado, que además posee playas hermosas, zonas arqueológicas impresionantes y pueblos mágicos.

Tan relevante es la gastronomía de Oaxaca que en el año 2008 fue nombrada “Patrimonio Cultural Inmaterial del Estado de Oaxaca” por el Congreso local y en 2010, la comida mexicana en conjunto fue nombrada como “Patrimonio Inmaterial de la Humanidad” por la UNESCO.

Desde platillos emblemáticos como sus moles, hasta bebidas únicas del lugar, la comida típica de Oaxaca implica historia, técnicas y tradiciones que se han conservado y por las cuales se ha ganado reconocimientos como Mejor Destino Gourmet, por la publicación Food and Travel.

Planear visitar el estado de la Guelaguetza no sólo debe incluir en el itinerario zonas arqueológicas, reservas naturales o playas; la comida típica de Oaxaca también debe ser uno de los puntos clave de tu paseo y aquí te decimos cuáles son aquellos platillos que no te puedes perder.

5 comidas típicas de Oaxaca recomendadas por locales y turistas

Puedes encontrar la oferta gastronómica de Oaxaca en sus mercados, principalmente, pero también en sus calles y en restaurantes. Tanto locales como turistas encuentran estos platillos representativos del estado, deliciosos e imperdibles.

Moles

La variedad de moles de Oaxaca es impresionante y abarca toda una gama de colores: negro, amarillito, coloradito; servidos con pollo o con cerdo, los moles son una comida típica de Oaxaca que definitivamente no te puedes perder cuando vas.

Este platillo típico mexicano que viene desde el virreinato, de acuerdo con la revista digital Claustronomía cuenta con siete variedades en Oaxaca. El mole negro es el más popular, pues no sólo es típico del estado, sino también es una comida emblemática de Día de Muertos; para prepararlo se necesitan más de 30 ingredientes, los cuales se fríen y después se muelen.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por 570° (@570.grados)

El mole amarillito, característico de los Valles Centrales, se prepara con chile ancho, guajillo, chilcostle y costeño amarillo; mientras que el coloradito lleva chilcostle, guajillo, chocolate, jitomate, ajo, sal y azúcar, por lo que tiene un sabor dulce.

El mole verde tiene un sabor herbal y puede comerse con pescado; puede que el mole chichilo no sea tan común, pero su sabor es el resultado de una gran variedad de chiles. El manchamanteles se caracteriza porque lleva plátano macho frito y, por último, el mole rojo lleva chilhuacle rojo, chile ancho, ajonjolí, almendra, chocolate, ajo, cebolla y epazote.

Tlayudas

Para algunos extranjeros, la tlayuda es como la pizza mexicana. Se trata de una tortilla grande, delgada y crujiente untada de asiento de chicharrón, frijoles y un poco de tasajo, cecina o chorizo. Para aderezar, una salsita picante y listo.

Las tlayudas son una comida callejera en el centro de Oaxaca, así que puedes comerlas dobladas y doradas directamente en el carbón, como se acostumbra, y hacer una colación entre paseos o por puro antojo si pasas por un puesto.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida por Saborea Oaxaca (@saboreaoaxaca)

Tamales de chepil

El chepil es una hierba muy usada en la cocina oaxaqueña, en especial en el verano, que es la temporada de mayor producción del chepil, que crece de manera silvestre con las lluvias. Son olorosas y tienen un sabor ligero y agradable.

Los tamales de chepil se hacen tradicionalmente con masa y manteca de cerdo, en hojas de totomoxtle y no llevan carne, sino que simplemente se mezcla la hierba con la masa, y se acompañan con una salsa de chile guajillo.

Pozole mixteco

La característica principal que hace a este pozole particular es que se prepara con hierba santa y es rojo gracias al mole hecho con especias, chiles costeños, puya y guajillos. El pozole mixteco lleva carne de cerdo desmenuzada, aunque también puede hacerse con pollo.

Esta comida típica de Oaxaca es parte de fiestas de los pueblos, o en celebraciones como bautizos, bodas o cualquier otro evento especial, pero también es costumbre consumirlo en familia los domingos, como desayuno, en regiones como Huajuapan de León.

Garnachas tehuanas

Salidas del Istmo, las garnachas tehuanas consisten en una tortilla gorda de maíz frita, con carne, queso y una ensalada de col y zanahoria encurtida con vinagre de piña, limón y sal. Este antojito no conlleva mucho trabajo y es una comida típica de Oaxaca para la hora de la cena.

La carne de res simplemente va cocida y desmenuzada, aunque también pueden hacerse con pollo, pero lo que no puede faltar es la salsa de chile de árbol con jitomate, cebolla y ajo para acompañarlas.

 

Estas recomendaciones de comidas típicas de Oaxaca te darán una pequeña probadita de lo variada que es su gastronomía, además de que no sólo podrás conocer platillos de los Valles Centrales, sino también del Istmo y de la mixteca. Si visitas sólo la ciudad de Oaxaca, sin duda los encontrarás en cualquier mercado o restaurante, así que no te los pierdas.

1 thought on “Cinco platillos que debes probar en Oaxaca

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: