Lugares que cuentan historias: Zonas arqueológicas de Oaxaca.

Planea tu próximo viaje a Oaxaca, descubre la belleza del paisaje y la majestuosidad de estas 11 zonas arqueológicas del estado.

Planea tu próximo viaje a Oaxaca, descubre la belleza de su paisaje y la majestuosidad de las zonas arqueológicas de OaxacaLugares como Monte Albán o Mitla son una parada obligatoria cuando visitamos Oaxaca. Su belleza nos deja maravillados y sus ruinas nos cuentan la historia de lo que algún día sucedió. Pero dentro del estado existen otros sitios arqueológicos de gran atractivo que puedes incluir en tu itinerario de viaje. Aquí te dejamos una lista, dividida por regiones, en donde se incluyen 11 zonas arqueológicas de Oaxaca que no te puedes perder. 

Y, como dicen que “de la vista nace el amor”, al final de cada sitio hemos puesto un enlace para que revises su ubicación y las fotos que harán que termines de enamorarte de ellos.

En la Mixteca

Huamelulpan: Comenzamos nuestro recorrido en la Mixteca Alta. Este sitio fue un centro político de los antiguos mixtecos, y estuvo habitado por diez siglos, del V a.C. al VI d.C. Cuando visites el lugar te encontrarás con una vista inigualable, ya que se está asentado sobre la cima de una montaña; la majestuosidad de la naturaleza se impondrá ante tus ojos.

Dónde: En la Plaza Cívica de San Martín Huamelulpan, Tlaxiaco, Oaxaca.  

En la Costa

Bocana del Río Copalita: Si lo que estás buscando son unas vacaciones inolvidables, este lugar es para ti. Se encuentra cerca de las playas de Huatulco, dentro del Parque Eco-Arqueológico Copalita. Además de conocer los vestigios de esta importante ciudad prehispánica, podrás visitar el museo, el mercado de artesanías, y hacer un recorrido ecoturístico. Con todo esto vivirás una experiencia completa, y en ella habrá sol, historia y mucha, pero mucha, diversión.    

Dónde: En el Blvd. Copalita-Tangolunda (tramo 15), Santa María Huatulco, Pochutla, Oaxaca.  

En el Istmo

Guiengola: Es uno de los escenarios históricos más alucinantes de Oaxaca: una ciudad-fortaleza que fue testigo de innumerables enfrentamientos entre las antiguas culturas. En distintos periodos, la ocuparon mixes, zoques, huaves, chontales y zapotecos; estos últimos protagonizaron en el lugar una importante batalla contra los mexicas. Con un poco de imaginación, y ayudado por sus montañas que simulan una muralla natural, podrás recrear los más épicos combates entre los habitantes de Mesoamérica.   

Dónde: En el Barrio de Lieza, Santo Domingo Tehuantepec, Tehuantepec, Oaxaca.

En los Valles Centrales

Lambityeco: Visitar este lugar significa encontrarte con la diversidad de Oaxaca, incluso la que existía desde tiempos prehispánicos. En este centro cívico-ceremonial, a diferencia de otros, cuya economía se basaba en la agricultura, se produjeron cantidades inimaginables de sal, misma que era llevada a los pueblos vecinos. Por otro lado, te sorprenderás con la calidad de sus esculturas que, a pesar de tener más de mil años de antigüedad, se conservan en excelente estado.  

Dónde: En Tlacolula de Matamoros, Tlacolula, Oaxaca.

Yagul: Cuando te encuentres en este lugar quedarás maravillado. Y es que Yagul es uno de los sitios arqueológicos más bellos que Oaxaca nos ofrece. Hasta la fecha se conservan la flora y la fauna de los tiempos en que se habitaba, lo que forma una postal natural que no te puedes perder. Cuenta con la segunda cancha de juego de pelota más grande de todo México, y, por su estructura y color, el Palacio de los Seis Patios te dejará con la boca abierta.

Dónde: En Tlacolula de Matamoros, Tlacolula, Oaxaca.

Dainzú: Al igual que los dos sitios anteriores se encuentra en el distrito de Tlacolula, así que, si en tu viaje has incluido este lugar, no olvides pasar a Dainzú. Fue un asentamiento zapoteca contemporáneo a Monte Albán, y se ha descubierto que aquí se realizaban fuertes enfrentamientos de juego de pelota. ¿Te imaginas estar en el lugar donde se definió la vida de muchos jugadores?    

Dónde: En San Jerónimo Tlacochahuaya, Tlacolula, Oaxaca.

Huijazoo: Dada su elevación natural, sirvió como centro de control, desde donde se podía observar todo lo que pasaba alrededor. Ahí se registraban las personas y productos que ingresaban al centro cívico-ceremonial. Si estás pensando visitar Huijazoo, prepárate para que las montañas de su alrededor te cuenten la historia de este hermoso lugar.

Dónde: En Santiago Suchilquitongo, Etla, Oaxaca. 

Quizá te pueda interesar leer: Ritos y fiestas en Oaxaca: ¿Qué significan?

 

Atzompa: Durante el esplendor zapoteca fue un gran productor de cerámica; y, hasta la fecha, el pueblo de Santa María Atzompa es famoso por su alfarería -herencia de los antiguos mesoamericanos-. Aquí podrás apreciar la reconstrucción de un taller prehispánico de cerámica gris, que se ha hecho con base en las excavaciones realizadas en el lugar.

Dónde: En Santa María Atzompa, Centro, Oaxaca.

Mitla: Su nombre deriva del náhuatl Mictlán, el “lugar de los muertos”; también llamado Lyobaa, en zapoteco, que se traduce como “lugar de descanso”. Este sitio fue la última morada para quienes pertenecían a las clases nobles de la sociedad. En Mitla podrás encontrar diferentes tipos de tumbas prehispánicas: de piedra burda o tallada, en forma de cruz, con techo angular, y muchas más que dan fe de los ritos funerarios de los antiguos zapotecas. 

Dónde: En San Pablo Villa de Mitla, Tlacolula, Oaxaca.

Zaachila: A diferencia de los demás sitios arqueológicos, este se encuentra en medio de la actual Villa de Zaachila, es decir, que ha sido rodeado por las viviendas modernas. De manera particular, encontrarás construcciones subterráneas que te dejarán asombrado, pues podrás recrear la forma de vida de sus antiguos pobladores.

Dónde: En la Villa de Zaachila, Zaachila, Oaxaca.

 

Monte Albán: Pareciera que este lugar no necesita presentación, pues su fama y belleza lo dicen todo. Es mucho más que un atractivo turístico de cajón, es un viaje en el tiempo, en donde podrás entrar en contacto con antiguas tradiciones, ritos funerarios, grandes batallas e incluso profanaciones entre pueblos. No olvides visitar el museo, en donde se demuestra que la historia de nuestros antepasados sigue presente entre nosotros. 

Dónde: En el camino Dr. Ignacio Bernal, Santa Cruz Xoxocotlán, Centro, Oaxaca. 

 

Antes de irte a visitar una de estas impresionantes construcciones, échale un ojo a: San Martín Tilcajete, lugar de alebrijes y murales

Fotografías: Karen Delgado

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: