El barro verde de Santa María Atzompa, una elegante tradición

Este tipo de alfarería es protagonista de las artesanías de Oaxaca

Las artesanías de Oaxaca no tienen comparación; cada pueblo nos ofrece un tipo diferente y entre la enorme variedad que existe, podemos encontrar textiles, utensilios de cocina y figuras elaboradas de distintos materiales, como es el caso del famoso barro verde de Santa María Atzompa.

Si ya conocías este maravilloso lugar, ¡agárrate!, porque hoy te vas a enterar de cosas que no te imaginabas y si aún no lo conoces, ¡quédate!, porque estamos a punto de comenzar el recorrido por esta tierra, cuya tradición alfarera ha sobrevivido al paso de los siglos.

Atzompa: la cuna del barro verde

Santa María Atzompa es un municipio localizado en la región de los Valles Centrales. Se ubica a 7 km de la capital, lo que se traduce, más o menos, en unos 20 minutos en coche. Este lugar es famoso por su tradición alfarera, especialmente en la elaboración de barro vidriado. También se conoce por su zona arqueológica que forma parte de la lista de sitios prehispánicos en Oaxaca que no te puedes perder.

Piezas de barro verde en Atzompa – Edgar Vargas Oledo

Herederos de la alfarería prehispánica

El oficio principal de esta zona se atribuye a la herencia de los pueblos prehispánicos que habitaron hace siglos. El sitio de Atzompa formó parte de la gran urbe de Monte Albán, es decir, fue construido por grupos zapotecos hacia el año 650 d.C. y posteriormente habitado por los mixtecos tras la caída de la primera civilización.

Dentro de la zona arqueológica se hallaron vestigios de un taller prehispánico de cerámica gris, el cual ha sido reconstruido para que puedas conocer un poco más a fondo el proceso de producción de piezas.

Después de leer sobre el barro verde Atzompa, échale un ojo a ¿Queso Oaxaca o quesillo? Sabor que nos representa.

¡Qué elegancia la de Atzompa!

Con la llegada de los españoles se importaron nuevas técnicas para la elaboración y decoración de utensilios y herramientas de uso cotidiano. Una de ellas fue el vidriado, que consiste en aplicar una capa a las piezas de barro para que con el horneado adquieran una apariencia cristalina.

El resultado final de las piezas vidriadas se asemeja a las esferas de navidad. Esta técnica tiene su antecedente en las pilas bautismales malagueñas de barro vidriado, que se pusieron de moda un siglo antes de que los españoles pisaran estas tierras.

El proceso de elaboración de las piezas formadas con este barro es similar a otros tipos, es decir, después de sacar el material de la mina y tener listo el preparado, se moldea con las manos en un torno prehispánico o mecánico, se deja secar por un par de días para que endurezca un poco y esté listo para cocerse.

Taza de barro verde – Yaneth Aquino

La diferencia radica en que las piezas, después de agregar la mezcla que dará el característico color verde jade, se introducen de nuevo al horno para que reciban una segunda cocción, la cual fijará el esmalte al barro.

Barro verde vidriado, tradición que inspira confianza

En la década de los 90 se realizó una investigación a niños en edad escolar que presentaban altas concentraciones de plomo en la sangre. Tras tomar en cuenta varias variables, se llegó a la conclusión de que quienes tenían mayor cantidad de este elemento solían ser los que consumían mayor cantidad de comida elaborada en cazuelas de barro vidriado.

Debido a esto, la Secretaría de Salud inició una campaña para invitar a los alfareros a capacitarse para elaborar fórmulas libres de toxicidad. Actualmente, la mayoría de las casas de artesanías cuentan con uncertificado que acredita el empleo de materiales sin plomo en sus productos, lo que garantiza la salud de quien consume comida guisada en ollas y cazuelas de barro vidriado.

Cruces de barro verde – Edgar Vargas Oledo

Artesanías en Atzompa, lo que no te puedes perder

Cuando vayas a este maravilloso lugar, no dejes de visitar las casas productoras de barro, como el Taller Coatlicue, en donde además del vidriado encontrarás otras técnicas que robarán el corazón. Otra parada obligatoria es su sitio arqueológico, ubicado en el Cerro el Bonete, el lugar donde inició la tradición alfarera que casi alcanza los 1500 años de antigüedad.

¡Ya tienes un nuevo destino para tu próximo viaje a Oaxaca! Visita Santa María Atzompa y sorpréndete con la herencia prehispánica a través de sus artesanías.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.