Marahí López: Triunfo de la comida oaxaqueña (parte II)

Istmeña, humanista y emprendedora: te presentamos a Marahí López, chef y fundadora del restaurante Comixcal.

Scarlet Rubí

Oaxaqueña y orgullosamente istmeña, la chef oaxaqueña Marahí López es una extraordinaria chef que ha compartido su trayectoria con el equipo Quixe, desde los primeros pasos que la llevaron a la apertura de su restaurante Comixcal, hasta sus proyectos más recientes y futuros; sigue leyendo para conocerlos.

Comida y mezcal: la combinación perfecta

Comixcal es una palabra en náhuatl que refiere «la olla donde se hacen los totopos»; Marahí y Alexis Jiménez la escogieron para nombrar su restaurante, tanto por el significado, como por el juego que formaban «comida» y «mezcal». Estos dos de elementos fueron una guía importante en su historia como socios.

Así, bautizado con esta hermosa palabra, después de un año de arduo trabajo y preparaciones, Comixcal abrió sus puertas el 3 de junio de 2017; no obstante, por los temblores que ese año sorprendieron y azotaron tanto al Istmo como a la Ciudad de México, se realizó una segunda inauguración cuatro meses después, el 3 de octubre.

En este proceso, la chef oaxaqueña nos cuenta que las mayores dificultades incluyeron trasladarse y establecerse en la capital, así como el coordinar la parte administrativa para montar un restaurante; y lo lograron, ahora comparten con el mundo un lugar donde es posible disfrutar de la comida tradicional oaxaqueña como si fuera en la mismísima Tierra del Sol. 

Para ellos, esto representa un reto relacionado con los insumos y la técnica, mas no con la actitud; están convencidos de que la juventud no se contrapone a las tradiciones, las cuales abrazan amorosamente. En opinión de la chef, la tradición se vive: “es cambiante, constante y cotidiana”.

Poder femenino

Después de su inauguración, vino un periodo de gran crecimiento durante los siguientes tres años. Es así que, en 2018, la campaña de Televisa Mujeres estelares contó con la participación de Marahí López, quien considera que este tipo de iniciativas favorecen la apertura de espacios femeninos en áreas dominadas por hombres, el tan necesario empoderamiento femenino y el cierre de brechas en el mundo laboral.

Marahí pone esta filosofía en práctica en su propio restaurante, donde la encargada de la barra es una mujer. “Antes era imposible pensar que una mujer fuera jefa de cocina”, nos dice la chef; por lo tanto, ella busca que las generaciones presentes y venideras se vean siempre positivamente afectadas.

2020: tiempo de oportunidad

Como dueña de un restaurante, Marahí ha sufrido los estragos de la pandemia y opina que este fenómeno ha significado un replanteamiento acerca de la labor humana que se lleva a cabo en estos negocios y sus valores.

Pese a los obstáculos que trajo consigo el 2020, Comixcal pudo salir adelante gracias a la venta de mezcal y los pedidos a domicilio. Así, un año después, el restaurante formó parte de la guía Culinaria mexicana 2021 de Claudio Poblete, como uno de los mejores 278 restaurantes de México, y donde además se reconocen las acciones realizadas durante la contingencia sanitaria.

Quizá te pueda interesar leer: Comixcal, un tesoro oaxaqueño en la CDMX

Lo novedoso en lo ancestral

Del mismo modo, en este año, Marahí y Alexis han empezado a enfocarse en otros proyectos más académicos en el área de su formación e interés: las ciencias sociales, con eventos como cenas históricas, catas de atoles, y otros que involucran hongos.

Sus proyectos, en general, hermanan la tradición con lo novedoso a partir de una perspectiva multidisciplinaria. Para Marahí, estos no son conceptos irreconciliables, pues no se trata solo de transformar la comida, sino también la manera de entender la cocina; es decir, que el encuentro con un platillo sea una experiencia más completa y compleja que solo comerlo, por todo lo que se puede aprender social e históricamente acerca de él.

El porvenir es colectivo

Al preguntarle a Marahí qué cambios desea para el futuro de la gastronomía mexicana, ella menciona, en primer lugar, la profesionalización del trabajador de la cocina en general, pues, en sus palabras: “la dignificación del oficio llevará a la del trabajo de la mujer”.

Otro cambio importante para ella es la pérdida de figuras protagónicas en el mundo de la cocina en favor de la colectividad: “Oaxaca es un gran ejemplo de lo que se puede lograr en colectivo, en los pueblos, en las comunidades. El trabajo de las cocineras tradicionales en las fiestas, en los lutos, es colectivo, nada es individual”.

Asimismo, la chef oaxaqueña tiene una meta esencial que la motiva a seguir cambiando el panorama de la gastronomía mexicana: “quisiera ver que haya cambios en las formas de ver y trabajar con los equipos de cocina, eso es primordial y urgente”.

 

Ahora que conoces a esta extraordinaria chef juchiteca, te invitamos a visitarla en Comixcal. Marahí y Alexis te esperan con los brazos abiertos, dispuestos a compartir una sabrosa plática, y donde podrás disfrutar de un infaltable trago de mezcalito. ¡Salud!

Antes de irte, échale un vistazo a: Los oaxaqueños y la CDMX: el caso de la migración de su cocina

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: