Oaxaca y sus panteones, una ruta por el pasado

Conoce los cuatro panteones de la capital oaxaqueña que no te puedes perder.

Scarlet Rubí

Dicen que uno no solamente es de donde nace, sino también de donde están enterrados nuestros ancestros, nuestros muertos queridos a los que homenajeamos cada día y, con especial devoción, en una de las festividades más importantes para los mexicanos: el Día de Muertos.

Como oaxaqueña que ha vivido demasiado tiempo en la Ciudad de México, los panteones de la Verde Antequera siempre han sido para mí un espacio mágico y de encuentro con mis raíces. Por ello, si de alguna manera compartes este sentir o simplemente gustas de visitar estos lugares, a continuación realizaremos un pequeño recorrido por los cementerios más icónicos de la capital de Oaxaca.

Panteón General de Oaxaca

De obligada mención en el primer lugar de esta lista, se encuentra la necrópolis más grande e importante de la capital del estado: el Panteón General de Oaxaca o también llamado de San Miguel

Ubicado a las orillas del río Jalatlaco, fue fundado en 1829 y sus orígenes se remontan a la terrible necesidad de espacios para las víctimas de la epidemia de viruela que padecían los oaxaqueños en aquel entonces.

En este recinto, que anuncia en su entrada “Postraos: aquí la eternidad empieza y es polvo aquí la mundanal grandeza”, hay un mausoleo dedicado a todos los muertos olvidados y cuenta con una capacidad de más de once mil sepulcros, entre nichos y tumbas, cuyas estructuras muestran la transformación de los diferentes estilos arquitectónicos a través del tiempo.

A causa del sismo que ocurrió en septiembre de 2017, sufrió daños importantes que casi lo dejan en ruinas; no obstante, reabrió sus puertas dos años más tarde tras las labores de restauración pertinentes.

Como dato curioso, este lugar alberga o ha albergado los restos de varias figuras oaxaqueñas ilustres como el general Félix Díaz, hermano del dictador Porfirio; los músicos Eduardo Mata y Macedonio Alcalá, compositor del vals Dios nunca muere, himno de los oaxaqueños que no puede faltar en las celebraciones dedicadas a los fieles difuntos; además de la hija del Benemérito de las Américas, Susana Juárez.

Ubicación: Centro, 68000 Oaxaca de Juárez, Oax

Panteón del Exmarquesado

Ubicado en la esquina de Juan Escutia y Niños Héroes, en el centro de la ciudad, este conjunto fue construido alrededor de 1950 en el barrio de Santa María del Exmarquesado, el cual posee su propia historia: fue propiedad de Hernán Cortés, a quien Carlos V le concedió el título de Marqués del Valle de Oaxaca en 1529, cuando estos terrenos todavía quedaban lejos del centro.

En la actualidad, este espacio es uno de los más importantes de la ciudad debido a que aquí se realiza el primer Lunes de Panteón. Esta antigua tradición, que se lleva a cabo cada lunes de noviembre, posterior al Día de Muertos, consiste en limpiar y embellecer los lugares donde descansan los fieles difuntos, con el fin de recordarlos y convivir alegremente con ellos todo el día.

Por lo tanto, las familias llevan a los panteones flores, adornos, comida, música, veladoras y todo lo necesario para cumplir con este anhelado encuentro, al que acuden los miembros de las familias de todas las edades y que destaca por la algarabía propia de los oaxaqueños, incluidos sus colores y sabores particulares.

Estos festejos continúan la siguiente semana, en los panteones de San Martín Mexicapan y San Juan Chapultepec, y finalizan en el barrio de Xochimilco.

Ubicación: Niños Héroes, Santa María del Marquesado, Ex-Marquezado, 68030 Oaxaca de Juárez, Oax.

Panteón de Xochimilco

Se cree que este camposanto, ubicado frente al templo de Santo Tomás, existe desde 1486, época en que los frailes dominicos llevaban a cabo sus labores de evangelización en Oaxaca. Ambos, tanto el templo como el panteón, son dos de los lugares más antiguos de la zona.

Este panteón oaxaqueño alberga por lo menos 850 sepulcros y un acueducto, ahora inactivo, que suministró de agua a la ciudad durante varios años. De la misma forma, cuenta con talleres donde se elaboran a mano manteles y artículos de hojalata que le dan fama a toda la región.

Ubicación: Benito Juárez, Centro, 68000 Oaxaca de Juárez, Oax.

Panteón Jardín

Por último, cabe mencionar al panteón Jardín, el cual ha existido durante más de cincuenta años y hoy es el segundo más grande de la capital, con sus más de diez mil espacios mortuorios.

Se ubica en las colinas del cerro de San Felipe, en la carretera a San Luis Beltrán; además de su gran capacidad, comparte con el General otras características como ser de los más visitados durante la celebración del Día de Muertos y que ambos cuentan con una cruz o tumba dedicada especialmente a los muertos olvidados.

Ubicación: De Carretera a San Luis Beltrán 206, 7 Regiones, 68023 Oaxaca de Juárez, Oax.

Debido a la pandemia de COVID-19, en la actualidad resulta difícil visitar estos panteones oaxaqueños y nuestras costumbres han tenido que adaptarse; sin embargo, ojalá que nuestros deseos de seguir conociendo la Tierra del Sol no hayan cambiado, ni las ganas de honrar y evocar a nuestros adorados difuntos, ya sea desde el camposanto o desde nuestros hogares mediante recorridos virtuales como el que acabamos de hacer, lleno de tradición y añoranza, pero sobre todo, de amor por la vida.

 

 

Antes de irte a visitar los panteones en Oaxaca, échale un vistazo a: Ritos y fiesta en Oaxaca: ¿Qué significan?

Fotografía: Carlos Bustamante

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: