Templo de la Sangre de Cristo en Oaxaca

Templo de la Sangre de Cristo en Oaxaca / Carlos Bustamante

Conoce el Templo de Sangre de Cristo, un punto clave para los festejos de Oaxaca

Prepárate para conocer su historia, arquitectura y una sede de las fiestas más icónicas de Oaxaca.

El templo de la Preciosa Sangre de Cristo juega un papel primordial dentro de las iglesias de Oaxaca. Seguramente, en más de una ocasión, has escuchado su nombre, y es que su atrio es el punto de encuentro para distintas fiestas tradicionales y religiosas de la Ciudad. El día de hoy te invitamos a que te quedes para que conozcas su interesante historia, su particular arquitectura y su papel dentro de una de las celebraciones más esperadas por la población oaxaqueña.

El templo de la Sangre de Cristo en Oaxaca: el lugar que antes era un panteón

No es raro que en lugares públicos como hospitales, escuelas y, en este caso, iglesias surja la leyenda de que en el predio anteriormente se encontraba un panteón; pues “Sangre de Cristo”, como cariñosamente los llaman los locales, no es la excepción. Como no hay fuentes de fácil acceso que confirmen este dato dejaremos abierta la posibilidad de que así haya sido. Lo único que salta a esta suposición histórica es que en la época previa a la construcción del templo, primera mitad del siglo XVII, aún no existía la separación Iglesia-Estado, por lo que resulta poco probable encontrar un cementerio ajeno a un templo, a menos de que se tratara de un caso especial. 

En el lugar posteriormente se construyó una capilla que primero alojaría a los padres del Oratorio de San Felipe Neri y luego sería la sede de un convento para monjas mestizas, hijas de los caciques de la región. Esto último nos sitúa en una sociedad sumamente marcada por el sistema de castas, de tal manera que, aunque las mujeres optaran por la vida religiosa, su formación se vería condicionada por sus orígenes, es decir que no podían estudiar las criollas junto con las mestizas y mucho menos con las indias, aun cuando todas decidieran dedicar su vida a Dios.  

Un estilo diferente para una iglesia

Como ya lo mencionamos en la introducción, este templo tiene una arquitectura muy particular. El motivo es que desde el principio se erigió como una iglesia perteneciente al clero secular aun cuando sirvió como sede de diferentes congregaciones; pero, ¿cómo se traduce esto en términos constructivos? La principal característica es que su fachada es visiblemente más sencilla que cualquiera de las que pertenecieron a órdenes religiosas, como Santo Domingo, San Francisco o el Templo de la Merced. Pero no por sencilla dejaremos de analizarla para que puedas tener una experiencia completa de esta belleza.

Una fachada para disfrutar

Su portada se divide en cuatro cuerpos, aunque, a diferencia de otras iglesias, estos solo se encuentran al centro y mantienen libre el espacio debajo las torres del campanario. Cada uno está enmarcado por un par de pilastras —los elementos en forma de columna que sobresalen del muro— y un entablamento —el adorno horizontal superior que une a ambas pilastras—. Comenzando de abajo hacia arriba, el primer cuerpo contiene un portón de doble altura, el segundo una ventana que da directo al coro del templo, el tercero un nicho con una escultura tallada en piedra del arcángel Uriel y el cuarto otro nicho donde se halla una cruz patriarcal, misma que tiene dos líneas a la altura de los brazos y que es símbolo propio de los arzobispos

Cuenta con dos torres de campanario que sobresalen apenas del remate de la fachada. Esto puede hacer que la iglesia parezca más pequeña de lo que realmente es; pero, si la vemos con detenimiento y la comparamos con la construcción contigua, podremos notar que el templo le saca casi un piso de altura. Por lo que inferir que esta joya de la arquitectura mide aproximadamente 8 metros o, lo que es lo mismo, unos tres pisos.

Para que conozcas más iglesias de Oaxaca, puedes visitar: La Basílica de la Soledad en Oaxaca, una joya barroca

La sobriedad del Templo de la Sangre de Cristo en Oaxaca que invita a la oración

La belleza del interior de este templo recae en su sobriedad ya que en él predominan los colores claros. Esta decoración se concluyó en este mismo siglo, pero mantiene el propósito con el que fue construido el templo: ser un lugar de oración y adoración al Santísimo Sacramento

La construcción es de una sola nave techada con una bóveda de cañón, por dentro está adornada con molduras que actualmente se encuentran pintadas de crema y dorado y que ofrecen una sensación de serenidad junto con el blanco que prevalece en el interior. Hacia la mitad de su longitud se encuentra una salida lateral que da directo a la calle de Manuel Bravo. Y por encima de la entrada se halla el coro que está enmarcado por un arco y se ilumina con dos candelabros de cristal: la cereza del pastel en medio de la sobriedad. 

Templo de la Sangre de Cristo en Oaxaca
Fachada del Templo de la Sangre de Cristo en Oaxaca / Carlos Bustamante

Un templo que es ícono en las fiestas de Oaxaca

El atrio de este templo es notoriamente pequeño, se encuentra conformado tan solo por una plataforma que se separa con un par de escalones del corredor turístico Macedonio Alcalá, pero esto no le ha sido obstáculo para convertirse en un punto de referencia para distintas celebraciones y eventos de Oaxaca. La más famosa, y esperada por gran parte de los oaxaqueños, es la fiesta de la Samaritana, que simbólicamente da inicio ahí y se extiende a toda la Ciudad y sus alrededores. 

El 10 de julio, día de la Preciosa Sangre de Cristo, también se convierte en un escenario para recibir a la procesión conformada por la banda y cientos de feligreses que se reúnen para practicar su devoción. Pero este atrio no solo es anfitrión de celebraciones relacionadas a la religión, también ha sido sede de eventos culturales como muestras de arte y música. Si en tu próxima visita a Oaxaca vas pasando por Sangre de Cristo y te encuentras con uno de estos no dudes en detenerte a disfrutarlo.  

Ahora que ya conoces este bello templo, ¡anímate a visitarlo! Llegar hasta él es muy fácil ya que se encuentra tan solo a una calle del icónico Santo Domingo. Descubre Oaxaca a través de las iglesias que tiene para ti.

Antes de que salgas corriendo a conocer el Templo de la Sangre de Cristo en Oaxaca, échale un ojo a: La belleza de la sencillez, historia del Templo de San Matías Jalatlaco

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.