Casa de la cacica

Casa de la cacica / Fotografía: Edgar Vargas Oledo

La Casa de la Cacica, el encuentro arquitectónico de dos mundos

Prepárate para comenzar un viaje por el tiempo. Te quedarás sin aliento cuando descubras el contexto histórico en el que se construyó esta maravilla de la arquitectura prehispánica y colonial.

Cuando escuchamos el nombre de San Pedro y San Pablo Teposcolula resulta normal que de inmediato dirijamos nuestra mente a la maravillosa capilla abierta que posee su templo dominico del s. XVI; por si no lo conoces, aquí te dejamos nuestra entrega dedicada a este, para que no te pierdas de ningún detalle. Aun así, estamos seguros de que te sorprenderás cuando te enteres de que existe una construcción, contemporánea a esta bello recinto, que expresa a la perfección la transición del mundo prehispánico al colonial. Como el título lo dice, nos referimos a la Casa de la Cacica, una edificación llena de elementos y datos curiosos que te dejarán impresionado. Así que, abre bien los ojos y no te pierdas de ningún detalle.   

 

Yucundaa: El pueblo de Teposcolula Viejo y la Casa de la Cacica

Teposcolula no siempre fue como lo conocemos, con decirte que ni siquiera estaba ubicado donde lo está actualmente. Cuando los dominicos llegaron a evangelizar, por allá de 1540, se encontraron con una población establecida en uno de los cerros ubicado al sureste, y que se denominaba Yucundaa; por lo que propusieron a los gobernantes del lugar asentarse en el valle, donde se encontraban hectáreas de sembradíos. Esto se debió a la ya conocida idea entre las fundaciones españoles acerca de que los valles permitían una mejor higiene por el correr del aire

Casa de la cacica / Edgar Vargas Oledo

 

Y así fue, en menos de una década el pueblo se reubicó en esta zona baja y fundó lo que hoy conocemos como San Pedro y San Pablo Teposcolula. Pero, aunque este cambio haya sido aparentemente rápido, muchos elementos de la época prehispánica perduraron incluso por siglos; de manera que si la capilla abierta expuso una idea completamente nueva, este palacio de gobierno, conocido como la Casa de la Cacica, materializó lo complicado que fue el proceso ideológico de la conquista española

Un palacio para los gobernantes de Teposcolula Nuevo

Este conjunto habitacional funcionó como un palacio, pero también como sede administrativa de los gobernantes del nuevo pueblo de Teposcolula; aun así, para facilitar su estudio, se le denominó “Casa de la Cacica”. El motivo fue que en este mismo terreno se encontró el entierro de una mujer que fungió como intermediaria entre la administración indígena y la prehispánica. En la tumba se halló una cantidad impresionante de piezas de piedra, barro y metales preciosos que constituían una ofrenda y que, actualmente, refleja la importancia política que tenía esta mujer conocida como la cacica

El encuentro arquitectónico de dos mundos

Como lo mencionamos, este recinto de suma importancia fue un palacio para los gobernantes de Teposcolula. Lo que salta a la vista es la conjunción de elementos arquitectónicos prehispánicos y españoles. Transportémonos en este momento al s. XVI para echar a volar la imaginación histórica.

Figúrate que eres un habitante del nuevo pueblo de Teposcolula. Por un lado, puedes observar que están construyendo un templo como nunca se había visto, de enormes dimensiones y con formas que no conocías, pero  has sabido que las hacen llamar arcos y bóvedas. Justo al otro lado, se construye el palacio de gobierno y te resulta más familiar, ya que está compuesto por líneas rectas y los adornos se parecen a lo que te contaban tus abuelos.

Detalle de la cas / Edgar Vargas Oledo

Pero al acercarte al palacio de gobierno notas que algunos elementos del templo nuevo también se colocaron en el palacio, como esas entradas en forma curva y esos huecos altos en las paredes llamados ventanas que según dicen sirven para facilitar la entrada del sol y del aire. Justo en ese momento te das cuenta de que aquel pueblo en el que vivieron tus antepasados está a punto de cambiar y que ¡Nada volverá a ser como antes!

Si te está gustando la Casa de la Cacica, quizá te pueda interesar: Lugares que cuentan historias, zonas arqueológicas de Oaxaca

Casa de la cacica: De Palacio a Biblioteca

¿Qué tal te fue? Ahora, regresemos al presente para conocer los trabajos de recuperación y restauración que se le ha hecho a la Casa de la Cacica. Es la Fundación Alfredo Harp Helú Oaxaca (FAHHO) la que se ha encargado de rescatar esta joya de la arquitectura neo-prehispánica. Los trabajos comenzaron en el 2002 con la restauración de los cuerpos que se aun se mantenían en pie y que ya se encontraban bastante deteriorados.

A ello le siguieron labores de exploración arqueológica y recuperación de patios, en los que se supervisaron cuidadosamente que los rellenos no contaran con objetos de valor histórico, como el tesoro del entierro de la Cacica. Esto se llevó a cabo para evitar que en la limpieza las piezas se fueran como desecho. En el 2013 se inauguró la Biblioteca Infantil “Casa de la Cacica” de la FAHHO con el objetivo de acercar a los niños y adolescentes a la lectura y actividades lúdicas como talleres y eventos de arte. No te pierdas ningún detalle y visita sus redes.

  

¿Ya habías escuchado acerca de la Casa de la Cacica? Ahora que ya la conoces ¿Qué esperas para visitarla? Transpórtate en el tiempo con su maravillosa arquitectura y participa de sus actividades que te van a encantar.

Ahora que ya conoces esta maravilla de la arquitectura, échale un ojo a: ¡Rescates arquitectónicos en Oaxaca! La reconstrucción de los templos dominicos

 

Para saber más:

James B. Kiracofe, «Architectural Fusion and Indigenous Ideology in Early Colonial Teposcolula» en Anales del Instituto de Investigaciones Estéticas, No. 66(1995), pp. 45 – 84.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.