Museo de las Culturas de Oaxaca, historia

Museo de las Culturas de Oaxaca, historia de la restauración patrimonial

Hagamos un recorrido en el tiempo por la historia de este museo, que ha sobrevivido a las vicisitudes del tiempo

El Museo de las Culturas de Oaxaca y su historia es una de las paradas obligatorias cuando visitas el estado. El Templo de Santo Domingo es una joya colonial ubicada en el corredor turístico Macedonio Alcalá y es famosa por su belleza y majestuosidad.

El templo forma parte de un conjunto arquitectónico extraordinario y contiguo, a la derecha, se encuentra la entrada hacia el exconvento, que actualmente alberga al Museo de la Culturas de Oaxaca.

Museo de las Culturas de Oaxaca, historia y patrimonio

Este impresionante recinto ha sobrevivido al tiempo; además, fue testigo de los enfrentamientos políticos del país y pasó por un proceso de restauración que lo posicionó como la construcción más grande de su época que sigue todavía en pie. Si ya estás listo para esta emocionante aventura, ¡súbete a la máquina del tiempo y emprendamos el recorrido para conocer la historia del Exconvento de Santo Domingo!

Aprovechando el viaje, quizás te pueda interesar: Santo Domingo de Oaxaca: del oro a lo sagrado

El nacimiento de un coloso

Los dominicos llegaron a Oaxaca en 1528. En un inicio se instalaron en el convento de Santo Domingo de Soriano, actualmente el Centro Cultural San Pablo. Con el crecimiento de la orden y las exigencias de la predicación, tuvieron que mandar a construir una residencia más grande. ¡Exactamente! Estamos hablando del Centro Cultural Santo Domingo, en donde se aloja nuestro museo.

Su edificación comenzó en 1575 y treinta años después llegaron a vivir los primeros frailes. Este convento fue único en su especie: además de contar con 30 mil metros cuadrados, fue sede de la provincia de San Hipólito Mártir, es decir que desde ahí se administraban 60 casas religiosas repartidas en tierras mixtecas y zapotecas. Durante la época colonial el convento alcanzó su esplendor, pero entrado el siglo XIX fue testigo de una serie de vicisitudes que ahora vamos a conocer.

De convento a fuerte militar

La historia del Museo de las Culturas de Oaxaca incluye que haya pasado de convento a fuerte, pues iniciada la lucha por la independencia, el ejército insurgente tomó el convento como cuartel.

Al darle un uso completamente diferente para el que fue planeado, el edificio sufrió muchísimos deterioros, como la caída de bóvedas, el desgaste de las pinturas murales y el daño del sistema de desagüe.

En 1866, debido a las Leyes de Reforma, todo el complejo arquitectónico se cerró al público y los frailes tuvieron que abandonar las instalaciones que se convirtieron completamente en un fuerte militar. Fue hasta la época del porfiriato que se reabrió el templo, pero el exconvento, que ya había sufrido modificaciones considerables, seguía siendo sede del ejército. La recuperación del inmueble fue paulatina y hasta 1994 la Secretaría de la Defensa Nacional lo entregó en su totalidad al INAH.

Patrimonio restaurado

A partir de este acontecimiento, la construcción fue sometida a un arduo proceso de restauración. Este proyecto integral duró cinco años y en él se dio trabajo a miles de oaxaqueños; colaboraron albañiles, carpinteros, herreros, restauradores y muchos expertos en su área para hacer del exconvento la joya arquitectónica que en su momento fue.

Entre las obras más sorprendentes se encuentra la reconstrucción de 1 km de bóvedas que se habían caído; incluso algunas habían sido sustituidas con losas de concreto común. También se restituyó el piso con materiales y métodos similares a los originales.

Los murales quedaron a cargo de restauradores profesionales y para el aplanado se siguió la técnica de recubrirlo con baba de nopal, para darle el intenso brillo que caracteriza a los pasillos interiores.

Los resultados de este proyecto fueron más que satisfactorios, por ello, en el 2001, ganó el Primer Premio de Conservación y Restauración del Patrimonio Cultural “Reina Sofía”.

Vive esta gran experiencia

Actualmente es la sede del Museo de las Culturas de Oaxaca, pero eso no es lo único que puedes encontrar, además del museo el Centro Cultural Santo Domingo alberga la Biblioteca Francisco de Burgoa, la Hemeroteca Néstor Sánchez Hernández, el Jardín Etnobotánico y un conjunto de salas que se utilizan para distintos eventos culturales.

En el museo se cuenta la historia de Oaxaca a lo largo de catorce salas. En ellas se pueden encontrar desde objetos empleados por los antiguos habitantes de estas tierras hasta obras maestras del arte colonial. Además, adentrarse en los pasillos del exconvento ofrece un acercamiento a la vida de los frailes que por siglos vivieron en ese lugar.

Por el momento el Museo de las Culturas se encuentra cerrado, pero más temprano que tarde será reabierto al público para que puedas admirar tú mismo todo esto que te hemos compartido. ¡No te lo puedes perder!

Ahora que conoces sobre el Museo de las Culturas, échale un vistazo a Museos en Oaxaca, cinco espacios culturales que debes conocer

1 thought on “Museo de las Culturas de Oaxaca, historia de la restauración patrimonial

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: