Iglesia de San José, en Huajuapan de León

Shutterstock

La historia detrás de la Canción Mixteca, vida y obra de José López Alavés

Esta obra de José López Alavés se ha convertido en un himno para quien se encuentra lejos de su lugar de origen.

En Quixe solemos llamar a Oaxaca la “Tierra del Sol”, pues si bien la historia de la «Canción Mixteca» famosa se refiere en realidad específicamente a Huajuapan de León, podemos otorgar el título a todo el estado, en donde predomina el calor la mayor parte del año.

Huajuapan fue la cuna de José López Alavés, el creador de esta bella y conmovedora canción. Si quieres conocer un poco más sobre su vida y obra ¡no te despegues de aquí! Comencemos este recorrido musical que te tocará las fibras más sensibles del corazón.

De Huajuapan para el mundo

José López Alavés nació el 14 de julio de 1889. Fue el tercero de cinco hijos y desde muy pequeñito se interesó por la música; comenzó tocando la mandolina y más tarde aprendió a tocar el clarinete. Ingresó a la banda infantil de su municipio y al ver su potencial, su maestro recomendó a sus padres que lo mandaran a estudiar a la Ciudad de México.

Si bien a sus padres no les parecía la idea, su hijo mayor los convenció de que su hermano se convirtiera en un músico profesional. Así, en 1907 entró al Conservatorio Nacional de Música, donde estudió clarinete, piano, solfeo, francés y otras disciplinas en las que se esforzó mucho.

En 1910 recibió un premio al mejor clarinetista de manos del presidente Porfirio Díaz y del Secretario de Educación Pública Justo Sierra, en el marco de los festejos por el Centenario de la Independencia de México. Además, le otorgaron dos años de pensión para que pudiera seguir formándose como músico.

El nacimiento de su gran éxito: la historia de la Canción mixteca

En 1912 nació de la mente del compositor la melodía de su obra más famosa: la Canción Mixteca. Por esos tiempos vivía en la Casa Nacional del Estudiante y una noche, en su cuarto, comenzó a silbar una pegajosa cancioncita que iba tomando forma con la repetición constante; esas notas se atesorarían en su corazón sin imaginar que un par de años después conformarían su más grande éxito.

Tres años más tarde, José López Alavés decidió integrarse a la banda de música del ejército de Pancho Villa; en una expedición hicieron parada en el centro de Querétaro para dar una presentación. Su hija relató en una entrevista que su padre se sentó a la sombra de un árbol de la Alameda Hidalgo; ahí la nostalgia hacia su tierra propició las palabras que fueron embonando con la melodía que años antes había compuesto.

El compositor hizo un arreglo para que la banda junto con el coro pudieran interpretar la canción. Al escucharla por primera vez no pudo contener las lágrimas; esa canción siempre le recordaría a su natal Huajuapan de León y, sin saberlo, se convertiría en el himno de la región.

El gran hit de la canción mexicana

En 1918 el periódico El Universal lanzó la convocatoria para el “Primer Concurso de la Canción Mexicana”, al cual nuestro autor inscribió dos de sus obras: «Canción Mixteca» y «Apasionada». Para su sorpresa, ambas composiciones fueron premiadas con el primero y segundo lugar, respectivamente.

La Canción Mixteca fue conocida en todo el país y tres décadas más tarde, a través del cine, llegó a todo el mundo. Aunque en ese momento se emplearon otras palabras para describir el éxito que tuvo, hoy podemos decir que esa pieza se convirtió en el gran hit de José López Alavés.

Otras de sus creaciones

Además de su creación más famosa, López Alavés realizó cerca de 300 obras de todo tipo, desafortunadamente, no se les ha dado la difusión adecuada y la mayoría son prácticamente desconocidas. En el 2007, el CONACULTA, el Estado de Oaxaca y la Fundación Alfredo Harp Helu unieron esfuerzos para rescatar la «Suite Oaxaqueña», una obra compuesta por nueve danzas que proponen un “estilo mexicano”, innovador para aquella época.

Para descubrir más sobre la música de Oaxaca, puedes leer Música del corazón, 5 compositores oaxaqueños que deberías conocer

Recordando al maestro

López Alavés recibió homenajes en vida y póstumos y es especialmente recordado en Querétaro, donde se colocó una escultura que lo muestra sentado, componiendo su famosa canción representada por una mujer; esta se encuentra en la Alameda Hidalgo, donde nació su gran éxito.

Escultura Canción Mixteca, Querétaro.
Mizael Contreras, CC BY-SA 4.0, via Wikimedia Commons

También en Huajuapan de León existe un busto en su honor, en el Jardín Independencia, frente a la catedral. Y no podemos pasar de largo la vez que Rodolfo Neri Vela, el primer mexicano en llegar al espacio, fue despertado desde la estación de Cabo Cañaveral con las notas de la «Canción Mixteca». Se nos corta la voz tan solo de imaginar qué sintió cuando, al encontrase a más de 400 km de altura, comenzó a escuchar “Qué lejos estoy del suelo donde he nacido…”

El maestro López Alavés dejó este mundo en 1974, heredándonos un gran legado musical y la hermosa historia de la «Canción mixteca». Sin duda podemos decir que consiguió su objetivo enunciado aquella célebre frase donde dijo:

—“Canto, compongo mi música, recuerdo a mi pueblo, y espero…”
—¿Qué espera? — Le preguntaron
— “Que algún día se acuerden de mí”

 

Ahora que ya conociste a José López Alavés, échale un vistazo a la vida de Álvaro Carrillo: Entre la bohemia y el corazón.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: