Regiones naturales de Oaxaca, la belleza de sus escenarios naturales

Bosque, selva, desierto; conoce los diferentes ecosistemas que te ofrece Oaxaca y maravíllate con su flora y fauna.

Popularmente se asocia a Oaxaca con las altas temperaturas, esto es cierto, pero a la vez no. Y es que el estado nos ofrece climas y ecosistemas tan diversos que hasta cuesta trabajo creer que todo pertenezca a la misma entidad. Hoy traemos para ti una guía rápida de las regiones naturales de Oaxaca y dónde las puedes encontrar. Así que prepárate para enamorarte una vez más del bello estado de Oaxaca.

Bosques

En la Sierra Norte y una pequeña porción de la Sierra Sur se encuentran los impresionantes bosques nublados o de neblina, también conocidos como bosques mesófilos de montaña. Este sorprendente ecosistema se caracteriza por tener neblina o nubes bajas que se cuelan entre la espesura de sus árboles. Son vitales para regular el clima, capturar agua a través de sus ríos, producir carbono y filtrar los contaminantes del suelo.

Los árboles que más abundan en este tipo de bosques son los pinos, encinos, liquidámbares y caudillos. Y entre las plantas podemos encontrar bromelias, helechos y exóticas orquídeas. Existe una gran diversidad de animales, entre los que se encuentran anfibios, reptiles, mamíferos impresionantes como el jaguar y hermosas aves que merecen una mención especial, como el quetzal y el pavón.

Si quieres experimentar este ecosistema en vivo y a todo color puedes visitar el municipio de San Mateo Río Hondo en la Sierra Sur o los pueblos de la Sierra Mixe, eso sí, dependerá de la estación del año, pero, en general, tendrás que ir bien preparado para aguantar el frío.

Selvas

En el territorio oaxaqueño encontramos dos tipos de selvas: secas y húmedas.

Selvas secas: También son conocidas como selvas bajas caducifolias, se les llama así porque la mayoría de sus árboles no alcanzan gran altura, y se encuentran distribuidas en gran parte del estado. El color de estos bellos paisajes se ve determinado por la temporada de secas o lluvias, mostrándose de tonos ocres en la primera y de vivos verdes en la segunda. Entre su flora abundan los copales, los cuajiotes, la ceiba y el huaje. Y no es extraño ver guacamayas verdes volando o boas reptando por estos maravillosos escenarios. 

Es común encontrar selvas secas dentro del territorio oaxaqueño, pero mayoritariamente las puedes apreciar si pones atención en tu viaje por las carreteras de la región de la Costa, los Valles Centrales, el sur del Istmo y el noroeste de la Mixteca.

Selvas húmedas: También se conocen como selvas altas perennifolias, porque, al contrario que las anteriores, sus árboles alcanzan alturas impresionantes ¡Algunos sobrepasan los 30 m. de alto! El clima de este ecosistema es caluroso y húmedo durante todo el año, por lo que se mantiene siempre verde. La ceiba, el olmo, la caoba y el ramón son los árboles que predominan en este tipo de selvas y no es raro ver algunas lianas colgando o palmas adornando las partes bajas. Su fauna es riquísima, ya que aquí viven monos aulladores, tapires, guacamayas rojas y anfibios, entre otros exóticos animales

Si te quieres aventurar e introducirte en este hermoso ecosistema puedes planear tu próximo viaje a la Selva Zoque, que se encuentra en el límite de Oaxaca, Chiapas y Veracruz ¡La experiencia será inolvidable!

Matorrales y chaparrales

Estos dos ecosistemas suelen ser parecidos, pero cada uno tiene ciertas características que vale la pena distinguir.

Matorrales: En Oaxaca ocupan una parte muy pequeña del territorio, pero no por eso dejan de ser impresionantes. Estos escenarios son el vivo retrato del típico desierto, con cactus, biznagas, nopales y, por supuesto, los agaves, de donde sale el delicioso mezcal. Abundan en ellos las víboras de cascabel, los tecolotes y algunos mamíferos majestuosos como los pumas.

En el noroeste de la Mixteca, justo en la frontera con Puebla encontrarás estas maravillosas postales, y, si corres un poco de suerte, quizá puedas capturar una fotografía de estos animales que pocas veces se dejan ver. 

Chaparrales: A diferencia de otros ecosistemas, los chaparrales se pueden dar en distintos tipos de superficie, es decir que no importa si es montaña, ladera o planicie, los chaparrales se acomodan a todo tipo de relieve. Como su nombre lo indica, no cuenta con flora de gran tamaño; en ellos abundan los arbustos, pastos y las yucas, y entre su fauna encontramos liebres, coyotes y pájaros carpinteros.

Si quieres disfrutar del hermoso paisaje que te ofrecen los chaparrales basta con que pongas atención en tu recorrido por las carreteras de las Sierras Centrales de Oaxaca que pertenecen a la majestuosa Sierra Madre del Sur.

Manglares

Es común que en las zonas costeras nos encontremos con el maravilloso paisaje que nos ofrecen los manglares; no está de más decir que reciben su nombre gracias al árbol de mangle, que crece en el suelo cubierto por el agua de los ríos. Además de embellecer el paisaje nos protegen de los temporales tropicales, como los ciclones y huracanes; y es el hogar de una gran diversidad de especies marinas como peces, tortugas y hasta del cocodrilo de río.

Si quieres embarcarte en un paseo por los increíbles manglares de Oaxaca, puedes visitar La Ventanilla, una laguna que no tiene comparación.

Como te habrás dado cuenta en el mismo bello estado encontramos una gran diversidad de ecosistemas y climas para todos los gustos, así que no importa si eres team calor o team frío, Oaxaca siempre te dará opciones para que vivas tu experiencia al máximo.

Ahora que conoces las regiones naturales de Oaxaca, no te pierdas Lugares para visitar en Semana Santa en Oaxaca

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: