LO QUE CREÍAMOS QUE EL ALCOHOL CURABA…

Teresa Cortés

Una cosa es cierta: el alcohol ha acompañado a la humanidad a lo largo de la historia; pero no siempre ha tenido el uso social y recreativo que le otorgamos. Se creía que el alcohol servía como medicamento, y bajo esta afirmación era administrado como remedio para curar los riñones, el hígado y tratar padecimientos infantiles.

Y eso no es todo… quédate hasta el final, porque hay varias prácticas con alcohol que, en nombre de la medicina, se utilizaban para curar la salud.

Los beneficios de las bebidas espirituosas

Esta categoría se otorgó a todas las bebidas destiladas por tres distintas razones; sin embargo, aquí sólo nos enfocaremos a la que se relaciona con la medicina. Resulta que antiguamente se creía que cuando una persona enfermaba su alma se separaba del cuerpo, lo que provocaba falta de apetito, ánimo decaído y debilidad muscular; si lo pensamos un poco, estos síntomas son comunes en muchas enfermedades.

Pero, se creía que, al tomar este tipo de bebidas -debidamente prescritas por el médico-, el cuerpo se relajaba y “se ponía contento”, y que esto permitía al espíritu volver a ocupar el lugar que le correspondía. Y bueno, ahora sabemos que lo que la gente experimentaba eran los efectos de una borrachera, como soltarse a reír o desinhibirse ante los demás… ¡Cualquier parecido con nuestra realidad es mera coincidencia!

El uso medicinal de la ginebra

Aunque ahora es muy conocida por beberse en el gin-tonic, la ginebra tuvo su época de oro en la historia de la medicina; y desembocó en un caos total. Aunque se conocía desde tiempos remotos, alcanzó su auge durante el siglo XVIII en Londres, donde se creyó que curaba diversos tipos de males.

Se recomendaba tomar ginebra, ya fuera sola o reposada con hierbas, para tratar los problemas del estómago, riñones, hígado y corazón. Hasta ahí todo sonaba medianamente convincente, pero esta bebida se recetaba tan a menudo que terminó causando una verdadera epidemia de alcoholismo. Las calles de Londres estaban llenas de gente tumbada a causa de los efectos del alcohol. Fue hasta mediados del mismo siglo que se inició una campaña de abstinencia y se prohibió su distribución.

 

El hada verde, la absenta

Este licor, elaborado a base de hierbas, alcanzó su mayor popularidad a finales del siglo XIX y principios del XX en Europa y Estados Unidos. Fue popularmente conocida como “el hada verde” debido a su color, y a que los efectos que provocaba en el cuerpo eran asociados a la magia; por esto se utilizó como remedio para todo tipo de dolor. Su propiedad sedante se debía a que contenía hasta 74% de alcohol, lo que provocaba una sensación de volatilidad y distorsión de la realidad.

También se convirtió en una de las bebidas más consumidas por artistas plásticos como Van Gogh y Picasso, y por los tan conocidos escritores Oscar Wilde y Ernest Hemingway, entre otros; se dice que esta “hada verde” los inspiró a crear sus obras más bellas.

También para los niños

Por más descabellado que parezca, hubo un tiempo en donde los tónicos -para que los niños crecieran sanos y fuertes- estaban preparados con alcohol; algo así como la Emulsión de Scott de aquellos tiempos. El caso más famoso fue el del Royal Infants Preservative Atkinson & Baker, que se popularizó en Reino Unido durante el siglo XIX, ya que prometía proteger a los niños contra toda enfermedad -como una especie de blindaje del cuerpo-.

Imagínense, si de por sí el excesivo consumo de alcohol en un adulto es dañino, en un niño tuvo consecuencias fatales. Muchos infantes murieron por problemas cerebrales o daños al sistema nervioso. Aunque las muertes prematuras eran comunes en aquella época, las madres nunca sospecharon que, en ciertos casos, el “remedio” era lo que los estaba matando.

Y no podían faltar los de la casa…

Por supuesto, en esta lista también se encuentra una bebida producida en México: nuestro delicioso mezcal, el cual se sigue utilizando con fines medicinales. En nuestro anterior artículo Los cinco rituales del mezcal encontrarás prácticas en donde se le asocia con su capacidad curativa. Porque seguro habrás escuchado que “para todo mal, mezcal; y para todo bien, también”.

Pero, eso no es todo

Estos son tan sólo unos ejemplos de los usos medicinales que se le dieron al alcohol, pero existen muchos más casos. Si ya te picaste, te dejamos un par de sitios para que alimentes tu curiosidad. ¡Hasta la próxima! 

 

Ilustraciones: Jorge De León

Para saber más…

S/A (2019, 31 oct.). La mayor locura inglesa antes del Brexit: cuando la ginebra devastó Gran Bretaña en el siglo XVIII en ABC Historia.

S/A (2010, 30 jul.). Atkinson & Barker’s Royal Infants’ Preservative en The Quack Doctor. Stories from medicine´s past

Steven Rourke (2017, 21 abr.). ¿Una bebida? El alcohol como medicina a través de la historia en Medscape.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: