La alimentación en la Nueva España, cinco datos de un historiador

La llegada de los españoles al Nuevo Mundo supuso una serie de encuentros y desecuentros de diversa índole, entre ellos la alimentación.

Diego C. Améndolla Spínola

Uno de los aspectos centrales de nuestra vida es la comida. Sin embargo, no todos los alimentos son agradables o comunes a nuestro paladar y en algunas ocasiones existen productos que nos pueden causar sorpresa o extrañeza. Este fue el caso de los españoles y los indígenas que, durante el siglo XVI, intercambiaron diversa comida en la Nueva España y transformaron su dieta como consecuencia de la conquista.

¿Qué significaba la comida en la Nueva España?

La relación con los alimentos entre los europeos y los indígenas americanos era muy diferente. Para los conquistadores la comida se relacionaba con el deleite y placer, además de vincularse con las festividades y las celebraciones. En cambio, los indios concebían la comida como un medio para saciar el hambre. En realidad, los grandes banquetes, como aquellos que se realizaban en honor a Moctezuma, no eran comunes entre los pueblos que habitaban al occidente del Atlántico. Contrario a ello, los nativos solían comer únicamente lo necesario para poder realizar sus actividades cotidianas.

La sorpresa de los españoles 

Gracias a los cronistas hispanos tenemos noticia del asombro de los españoles ante la variedad de productos que consumían los indios. No obstante, dicha fascinación se limitó durante mucho tiempo a la variedad y al tipo de productos; el consumo de arañas y gusanos en las Antillas, así como la ausencia de trigo durante los primeros años de la conquista, molestaba a los europeos; todas estas circunstancias los llevaban a extrañar los productos de su tierra de origen.

¿Qué opinaban los indígenas sobre la comida de los conquistadores?

De la misma manera que para los españoles, los indios se extrañaban al observar la comida de los conquistadores. Alimentos como el pan de trigo o el consumo constante de carne, no era parte de la dieta de los nativos por lo que, en un principio, observaban con extrañeza la manera en que se alimentaban los europeos.   

Productos introducidos por los españoles y por los indígenas  

Entre las principales comidas en la Nueva España que introdujeron los conquistadores se encontraban el trigo, la carne, el azúcar, los cítricos, la cebolla y el ajo, además de condimentos como el orégano y el cilantro. Por su parte, los indios aportaron la papa, el maíz, el jitomate, el chocolate y los frijoles. Si bien en el Caribe la siembra de productos europeos era muy complicada debido al clima, dicho intercambio fue posible gracias a que varios de los productos hispanos podían ser plantados y cosechados en tierras continentales.

La bebida como parte de la alimentación

Por supuesto, una mesa no estaría completa sin las bebidas. Durante el siglo XVI, los aguardientes, el pulque, el vino y el mezcal fueron constantemente consumidos tanto por los indígenas como por los españoles. Si bien, el consumo de licores fue prohibido o limitado por la Corona española con el paso de los años, estos no dejaron de formar parte de la dieta novohispana.

 

¡Vamos a la mesa! Como pudiste observar, la alimentación actual encuentra su origen en la conjunción de productos hispanos y prehispánicos. Es gracias a este sincretismo que actualmente podemos disfrutar de gran parte de los platillos que conforman la dieta mexicana.

Ahora que conoces un poco más sobre la comida en la Nueva España te invitamos a leer: El marqués de Oaxaca: Hernán cortés

Fotos internas y portada: Edgar Vargas Oledo

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: