Por Rocio Noblecilla

 

Él es impredecible, no espera sus olores

ni que le ofrezca alguna parte de su cuerpo.

 

Así sin aviso, mientras sonríe, le toma uno de sus pezones 

y busca en sus ojos esa continuidad, 

alguna señal de que está 

y le acomode los pechos entre sus dedos. 

 

Ella, por su parte, tampoco espera,

siempre sutil y generosa lo llena de humedades,

restriega sus labios, con prisa toma todo de él

y lo imbuye, todo, completo.

 

Mientras él regresa a su otredad,

ella humedece sus manos, 

besa su latido, busca una vez más esos labios secos.

Todo es en vano.

 

Hoy, el rostro de ella ni su boca ya no están junto a su sexo,

la lucidez lo abraza entre sábanas frías.

 

Sospecho su vida en metonimias y metáforas.

Portada: Banco de imágenes ShutterStock

1 thought on “SOSPECHA

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: