El imaginario del Nuevo Mundo, sus raíces medievales

Los conquistadores que llegaron al Nuevo Mundo y conquistaron América tenían una serie de ideas nacidas en la Edad Media y que pervivieron hasta los primeros siglos de la Modernidad.

Diego C. Améndolla Spínola

Como seguro has escuchado, los hombres que tuvieron en sus manos la conquista del Nuevo Mundo provenían de un contexto medieval, lo cual incluía una serie de ideas sobre la existencia de seres fantásticos; de hecho, creían que varios de ellos se encontraban en el continente americano. Dentro de este imaginario del Nuevo Mundo, se hallaban también ideales caballerescos que habían nacido también durante el Medioevo. Acompáñanos a saber un poco más al respecto.

 

Los conquistadores como héroes de novela

Durante la Edad Media surgieron las obras conocidas como “cantares de gesta”; éstas se caracterizaban por ensalzar el heroísmo y fortaleza de sus protagonistas en la batalla. A lo largo de los siguientes siglos, este tipo de textos gozó de gran fama entre los caballeros; incluso llegaron hasta los oídos de los conquistadores. En consecuencia, durante las primeras décadas del siglo XVI, los guerreros encargados de “pacificar” el Nuevo Mundo se percibieron como héroes de novela; por ello, tenían como su estandarte extender la fe y el territorio de la Corona española.  

La existencia de bestias terribles

Es común que los lugares desconocidos se imaginaran como espacios inhóspitos habitados por animales terroríficos y América no fue la excepción. Animales como las serpientes terribles formaron parte del imaginario de los conquistadores. Éstas eran representadas con pies y alas, o incluso con dos cabezas, y nos mostraban el miedo que provocaban estos reptiles. 

Un mundo habitado por gigantes

Además de los animales terribles y fantásticos, los conquistadores también heredaron del Medioevo la idea de que en las zonas lejanas y desconocidas había monstruos. Por ejemplo, el dominico Fray Diego Durán y el franciscano Fray Juan de Torquemada señalaron que las tierras americanas las poseían hombres de gran estatura cuyos restos habían sido enterrados por los nativos.     

Amazonas y sirenas

Por supuesto las mujeres también formaron parte del imaginario de los viajeros europeos. Ya desde sus primeros viajes, Cristóbal Colón hablaba de sociedades donde sólo había mujeres, mientras que otros frailes se escandalizaban al hablar de grupos femeninos que aprisionaban a los hombres para concebir hijos y después los dejaban libres.

Asimismo, los conquistadores creían en la existencia de sirenas. Estas mujeres ya formaban parte del imaginario medieval y continuaron en la mente de los hombres de viajes y de armas, aunque, a diferencia de lo que creerías, no se les representaba como mujeres bellas; de hecho, se decía que poseían la cara de hombre. 

Los demonios

Uno de los personajes más famosos durante la Edad Media fueron los demonios y sin duda su existencia se mantuvo en la imaginación de los conquistadores. De hecho, la idolatría de los indios novohispanos se explicaba como consecuencia de los engaños de los demonios. En consecuencia, no es extraño encontrar tratados sobre demonología publicados durante los siglos novohispanos.

 

¡Vaya imaginación la de los conquistadores hispanos! Como pudiste observar, los hombres encargados de la conquista militar y espiritual llegaron con un imaginario del Nuevo Mundo, lleno de ideas provenientes del Medioevo y que pervivieron durante varias décadas. Sin embargo, el miedo a los reptiles alados, gigantes, amazonas, sirenas o demonios, no eran un desafío para los conquistadores, pues éstos, como los caballeros de las novelas, lograrían derrotarlos… o al menos eso imaginaban.

Ahora que conoces un poco más sobre el imaginario del Nuevo Mundo, échale un vistazo a: Las raíces medievales de la Nueva España

Foto de portada: Shutterstock

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.