Oaxaca, la ciudad con forma de ajedrez

Diego C. Améndolla Spínola

Con la llegada de los españoles, el Nuevo Mundo se presentó como el territorio ideal para llevar a la práctica las ideas renacentistas en torno a la organización del espacio urbano. Dichos postulados señalaban que la “ciudad ideal” debía tener un trazado regular. De esta manera, ciudades como Oaxaca fueron configuradas con forma de ajedrez, es decir una serie de plazas y calles organizadas alrededor de la plaza mayor. ¿Quieres saber más sobre este tema? Continúa leyendo y entérate de cómo fue construida Oaxaca..

La planificación de las ciudades en el Nuevo Mundo  

La fundación de las ciudades en la Nueva España posibilitó que las ideas renacentistas sobre cómo organizar el territorio urbano se llevarán a la práctica. Así, se implementó el proyecto de traza conocido como “a cordel y regla”, el cual señalaba que debía haber una plaza mayor; así, alrededor de ella se debían construir las calles, plazas, solares y caminos principales. Esta organización no sólo facilitaba la movilidad al interior de la urbe, sino su defensa; en el centro de la ciudad se encontrarían los principales edificios civiles y religiosos, mientras que las calles rectas permitían vigilar la urbe.

Primera organización de la ciudad de Oaxaca

La configuración de Oaxaca estuvo a cargo del alcalde mayor Juan Peláez de Berrio. La ciudad fue fundada sobre el asentamiento indígena de Huaxyacác, que después de la llegada de los españoles sería nombrada Antequera de Oaxaca. El alcalde mayor otorgó los terrenos a familias de españoles y delimitó la zona conocida como la plaza del Marqués, donde se ubicaba la casa de Hernán Cortés; también facilitó la construcción de la ermita de Santa Catarina, primera capilla de la ciudad y el palacio de gobierno. Varios años después sería construida la iglesia mayor, ubicada al norte de la plaza mayor.

Las construcciones en manos de los religiosos

La Orden de Predicadores, también conocidos como dominicos, llegó a Oaxaca desde 1528; este hecho marcó el inicio de las edificaciones de ordenados en esa ciudad. A los dominicos se les otorgaron doce solares al oriente de la catedral; allí edificaron el convento de San Pablo. En otros terrenos al oriente de la plaza mayor, se construyó el convento de los agustinos, al occidente el de los jesuitas y al sur el de los franciscanos. Para finales del siglo XVI, Oaxaca ya contaba con iglesias en sus cuatro extremos, así como una catedral dedicada a la Asunción de Nuestra Señora, ubicada en el centro de la ciudad. Todas estas edificaciones marcaron los ejes sobre los cuales se realizaron las calles, vías y pasos, todas ellas organizadas en una traza en damero, o como puedes llamarla “en forma de ajedrez”.

Como pudiste darte cuenta la organización de las ciudades no sólo se refiere a quienes la gobiernan o las personas que la habitan, también es importante saber un poco sobre la forma en que éstas son trazadas. Para el caso que aquí te presentamos, la ciudad de Oaxaca fue construida como una cuadrícula organizada a partir de la plaza mayor, los edificios de gobierno y las edificaciones religiosas. Ahora, cuando caminas por Oaxaca, sabrás por qué esas calles lucen siempre tan rectas.

Ahora que sabes un poco más sobre la traza urbana de Oaxaca, échale un vistazo a: Los datos que un historiador te diría sobre… el marqués de Oaxaca: Hernán Cortés

Fotografía: Carlos Bustamante

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: