Cinco razones para ver en tu cuarentena ‘La vuelta al mundo en 80 días’ de Cantinflas

por Redacción QUIXE

Mario Moreno “Cantinflas” falleció un 20 de abril de 1993. Entre su legado cinematográfico, La vuelta al mundo en 80 días de 1956 es una de las películas más valiosas no solo por la pieza en sí misma, sino por el impacto que tuvo en el medio cinéfilo de los cincuenta. Aquí te dejamos cinco razones por las cuales, en esta cuarentena, valdría la pena recordar a “Cantinflas” a través de este filme maestro:

Cantinflas se convirtió en el segundo mexicano ganador del Globo de Oro. Fue nominado en la categoría de Mejor Actor en Comedia o Musical. Compitió contra Glenn Ford, Danny Kaye, Yul Brynner y el intrépido Marlon Brando. Se especulaba que el ganador sería Marlon, pues era el favorito del público; no obstante, sorprendió a todos que Mario Moreno resultara victorioso por decisión de la Asociación de Prensa Extranjera de Hollywood. Michael Todd, el productor, también fue ganador en la categoría de Mejor Película. En la versión en español, Cantinflas hizo el doblaje de su personaje.Captura de pantalla (162)

Mario Moreno no quería participar en la película. Según Gregorio Belinchón, Michael Todd buscó directamente a Cantinflas para invitarlo a participar en la película; se encerró con él una semana para convencerle, y ante la insistencia aceptó. Ya para aquel entonces, Cantinflas era reconocido en el medio; Charles Chaplin, por ejemplo, lo consideraba el mejor comediante vivo en ese momento.

Una película exitosa también en los premios Óscar. Obtuvo cinco premios en dicho certamen: mejor película, guion adaptado, fotografía, banda sonora y montaje. S. P. Perelman fue uno de los guionistas, un humorista ya experimentado que había trabajado para los Hermanos Marx. Por su parte, Michael Anderson, el director, demostró su versatilidad puesto que, anteriormente, había dirigido la primera adaptación cinematográfica de 1984 de George Orwell, teniendo en La vuelta al mundo… un giro argumental muy distinto.

20918371101_6dc7d07e78_oSe rodó con tecnología de punta. Tras su fracaso en el mundo del teatro, Michael Todd creó un nuevo formato cinematográfico al cual nombró Todd-AO, en colaboración con la empresa American Optical. El sistema constaba en utilizar un negativo de 70mm, frente a los 35mm que eran usados por la mayoría de las casas productoras de la época. Asimismo, empleaba 30 fotogramas por segundo, haciendo del Todd-AO ofreciera mejor resolución que otros formatos usados en esos años. El problema fue la incompatibilidad con los proyectores, pues la mayoría de los cines trabajaban con reducciones de 35mm. Así, La vuelta al mundo… fue estrenada en dos versiones para abarcar la mayor cantidad de cines posible, en la de 70mm y en la de 35mm con una reducción de velocidad de 24 fotogramas por segundo. Esto la convirtió en la segunda película proyectada con el formato Todd-AO.

El filme independiente más caro de la época. Pese a que el productor ya se encontraba endeudado, Justo Navarro de El País afirma en sus conclusiones que la película tuvo un presupuesto de 120 millones de dólares.

 

2 Comentarios

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.