JUÁREZ: CUATRO MISTERIOS DEL BENEMÉRITO

Pablo Hoz

Cuando en alguna ocasión les dije que Oaxaca todo lo tenía, no mentí; tenemos fiestas, comida, cultura y, claro, personajes famosos que dejaron una huella profunda en los anales de la historia de nuestro país. Esta semana les hablaré de uno de ellos: don Benito Juárez; pero, como de él ya se saben muchas cosas, yo me limitaré a unos cuantos secretos que estoy seguro los sorprenderán…

La vida de un liberal 

A grosso modo, haré una breve introducción de quién era, pues a veces los hombres ilustres sucumben a la fama de su historia, porque todos los conocen, pero en realidad nada saben de ellos. Hemos escuchado que Benito Juárez fue pastor de ovejas, un político mexicano liberal y el primer presidente de origen indígena (zapoteco, para ser precisos), que nació el 21 de marzo de 1806 en la comunidad de San Pablo Guelatao, y falleció en 1872.

¿Los secretos de la nación?

1.¿Sabías que estuvo a punto de ordenarse como clérigo? Una idea que le desagradaba con vehemencia, cabe mencionar. Su mecenas, don José Domingo González, hombre religioso, le manifestó su interés de que estudiara teología moral. Afortunadamente pudo elegir lo que él deseaba: ¡la carrera de artes! De hecho, él mismo lo dice:

“del modo que pude manifesté a mi padrino con franqueza que […] no teniendo la edad suficiente para recibir el presbiterado nada perdía con estudiar el curso de artes”.

Así que ya sabemos, su formación fue la de un hombre de letras, hecho y derecho.

2.Estuvo en la cárcel. ¡Imagínate! El benemérito de las américas fue apresado. Pero no fue por haber delinquido, eso se los puedo asegurar; en realidad, estuvo en las cloacas porque confrontó a un sacerdote que abusaba de su posición con los feligreses. Don Benito intentó proceder legalmente, pero la facción conservadora aún tenía una injerencia en los tribunales y por esta razón pasó nueve días tras las rejas, a finales de 1834, hasta que pagó la multa.

3.Tuvo una vida agitada, México se estaba reorganizando y la sociedad se encontraba dividida. Bueno, pues una de las consecuencias de tanta turbulencia era el exilio; nuestro querido don Benito fue obligado a vivir en cuba en 1852, gracias a que Santa Anna era consciente del peligro que representaba para el gobierno un liberal con tanta influencia. Él nos lo cuenta así:

“Luego que en 1852 dejé de ser gobernador del estado se me nombró director del Instituto de Ciencias y Artes y a la vez catedrático de derecho civil. En esos días había ya estallado un motín […]. Aunque yo no ejercía ya mando ninguno en el estado fui sin embargo perseguido, no sólo por los revoltosos que se apoderaron de la administración pública, sino aun por los mismos que habían sido mis correligionarios”.

4. A estas alturas, seguro se pregunta, curioso lector, cómo puedo citar las palabras de alguien que falleció hace más de un siglo. La respuesta a esa duda, tan prudente, es la siguiente: digamos que, como buen hombre de letras, el Benemérito escribió un diario, para dejar registro de lo que tuvo que pasar para cumplir sus cometidos. En Apuntes para mis hijos, Juárez explica su vida y los principios que rigen su pensamiento, se dirige tanto a sus descendientes como a todos aquellos mexicanos convencidos de la necesidad de un gobierno laico. De ahí que les estoy contando cada una de estas curiosidades y hago las citas pertinentes.

El latido de la Reforma 

Como podrán ver, tanta fama no sólo está ligada a los cambios profundos que realizó en la educación y la justicia durante su gobierno. También responde directamente a una fuerza interna que él materializó en cada uno de sus pasos por los diversos cargos que ocupó, huellas que son reflejo de la loable intención de impartir justicia a cada uno de los rincones en que habitara un desfavorecido. No debería extrañarnos, pues, al fin y al cabo, para afecto sincero, es de corazón oaxaqueño.

 

Fotografía de portada: Carlos Bustamante

1 thought on “JUÁREZ: CUATRO MISTERIOS DEL BENEMÉRITO

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: