Mujeres científicas.

Por Claudia Alatorre

La ciencia sirve para entender nuestro entorno y aplicar esos conocimientos para la solución de problemas actuales. Los científicos dedican toda su vida o gran parte de ella para ser expertos en su campo y poder ofrecer adelantos en beneficio de la humanidad.

Sin embargo, la ciencia es una actividad que por décadas fue una profesión exclusiva para los hombres, puesto que el papel de la mujer estaba destinado a ejercer profesiones que demandaban menos dedicación, como ser profesora, artista, secretaria… y así cumplir su deber en la sociedad, al formar una familia y criar a sus hijos.

La sociedad científica, antes del siglo XX, ha omitido aportaciones importantes de mujeres científicas que existieron a lo largo de la historia. Muchas mujeres con gran intelecto fueron discriminadas por su género, raza, religión o tuvieron que vivir viendo cómo su trabajo era publicado por hombres, sin reconocer el mérito de su aportación ni mencionarlas.

La primera mujer científica que se ha convertido en un símbolo es Hipatia, filósofa griega que nació en Alejandría, en la segunda mitad del siglo IV. Ella se educó en un ambiente académico y, junto con su curiosidad e intelecto, se convirtió en una maestra afamada que escribió más de cuarenta libros, entre ellos Canon Astronómico de Diofanto, inventó el planisferio y construyó algunos instrumentos científicos. 

Sofia Brache (1555-1643), hermana del astrónomo Tycho Brache, ayudó durante años a su hermano en los cálculos de eclipses y observaciones de planetas. Sin embargo, el único trabajo que se reconoce es el de Tycho, ignorando las aportaciones de esta astróloga únicamente por ser mujer. 

Mary Anning (1799-1847) nació en Inglaterra, en una familia pobre que sobrevivía de la búsqueda de fósiles y la venta de ellos. De forma autodidacta aprendió a leer durante las misas de los domingos. Motivada con esta nueva habilidad, se dedicó a leer todos los estudios sobre fósiles y geología, convirtiéndose en una experta. Importantes geólogos la buscaban para dialogar con ella, sobre clasificación y anatomía de fósiles. Ella descubrió los primeros reptiles marinos de la época jurásica, su aportación sirve para entender la prehistoria y el nacimiento de la paleontología. Sin embargo, por ser mujer y tener un origen humilde, su trabajo no fue reconocido y los geólogos reconocidos publicarían sus descubrimientos sin mencionarla. 

Marie Curie (1867-1934), nacida en Polonia, estudió física y matemáticas en la Universidad de Sorbona de París. En 1903 obtuvo su doctorado con el trabajo terminal, llamado: “Investigaciones sobre las sustancias radioactivas”. Fue la primera científica en emplear el término radioactividad para referirse a la impresión dejada por un compuesto de uranio sobre una placa fotográfica. Al casarse con un científico, dedicaban su tiempo de pareja a la investigación y como resultado descubrieron dos elementos químicos: el Polonio y el Radio. Resultados que compartieron con la comunidad científica. En su carrera obtuvo dos premios Nobel, de física en 1903 y de química en 1911, siendo hasta el momento la única persona en recibir dos menciones en distintos campos científicos. 

Rita Levi-Montalcini (1909-2012), ganadora del Premio Nobel de Medicina en 1986, por su descubrimiento en los factores de crecimiento; las células sólo se reproducen cuando reciben la orden de hacerlo. Avanzó en el conocimiento de enfermedades neurológicas y su tratamiento en la generación de tejidos y el estudio del cáncer. Creó en Roma el Instituto Europeo de Investigaciones del Cerebro, en donde trabajó hasta el día de su muerte, liderando los experimentos de grupos de científicos.

Chien-Shiung Wu (1912-1997) nació en Shanghai, cuando las mujeres no tenían derecho a la educación. Sin embargo, logró titularse en ciencias y se mudó a Estados Unidos para continuar sus estudios de doctorado. Al ser experta en física nuclear fue llamada para formar parte del Proyecto Manhattan y desarrollar la bomba atómica. Sin embargo, fue excluida a causa del machismo y xenofobia que impregnaba el ambiente en Estados Unidos. Considerada la primera dama de la Física por sus investigaciones sobre el plutonio.

Jane Goodall nació en 1934, en Londres. A temprana edad demostró su interés por los animales y África. Se mudó a Tanzania e inició su investigación sobre primates, su entorno, supervivencia y el impacto del medio ambiente. Empleó métodos novedosos de investigación y actualmente se dedica a defender a los animales del mundo, el medio ambiente y a contrarrestar el cambio climático a través de su Instituto Jane Goodall. Ha ganado más de 100 premios internacionales, entre ellos: Príncipe de Asturias, y es Embajadora de la Paz de las Naciones Unidas. 

Las mujeres científicas mencionadas son dignas de admiración, porque desde su tiempo lograron aprovechar su intelecto y conseguir resultados en contra de todo pronóstico y limitaciones sociales. Hay que rendirles homenaje para que todos conozcan sus logros y sean un ejemplo a seguir para las futuras generaciones de mujeres científicas. 

Imágenes: Banco de imágenes ShutterStock

Bibliografía

Mujeres que hacen la historia. En mujeresquehaceenkaahistoria.blogspot.com/.

Solona, N. 1997. Mujeres científicas de todos los tiempos. España: Talasa.

Montalcini, R. L. 2011. Las pioneras: las mujeres que cambiaron la sociedad y la ciencia desde la antigüedad hasta nuestros días. España: Drakontos.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.