Aprender en un minuto

Por Teresa Cortés

Existe una opinión popular: ahora, en la era de la inmediatez es imposible profundizar. Ya casi nadie lee los artículos completos, y mantener la atención en una sola cosa se ha vuelto una hazaña imposible. Es común que cuando hablamos con nuestros amigos cambiemos de un tema a otro. Incluso les mostramos imágenes o videos que hemos visto en la red, sin perder el hilo de la conversación. Para nosotros se ha convertido en parte de nuestra cotidianidad. 

Por otro lado, escuchamos a nuestros abuelos decir, repetidamente, que “los jóvenes de ahora” ya no prestan atención. Pues, déjame decirte, que los adultos mayores llevan diciendo eso desde hace más de dos mil años. Con ello, no quiero decir que sean obsoletos o anticuados, simplemente vivieron una realidad distinta a la nuestra que, como todas, merece respeto.

Como quiera que sea, el cambio tecnológico y en las comunicaciones que se ha dado en las últimas dos décadas ha sido abrupto. Ahora podemos hacer casi todo por Internet: estudiar, hablar con gente de todo el mundo y divertirnos. Las redes sociales juegan un papel fundamental en esas actividades.

tiktok-5064078_960_720

La primera vez que escuché hablar de TikTok no tenía ni idea de lo que era. No soy una persona mayor, pero me sentía como una porque la red, de origen chino, ya estaba de moda y yo no sabía de lo que se trataba. Por ese entonces consumía mucho contenido en YouTube y se pusieron en tendencia los videos de reacciones. «AuronPlay» y «Luisito Comunica» reaccionaron a TikToks de la India, y en ese momento pensé, con cierta resignación, “esto no es para mí”. 

Paralelamente, Facebook me estaba hartando, y parecía que Instagram se acomodaba a mis necesidades. El punto de ruptura sucedió cuando vi que en esta última red se estaban compartiendo muchos TikToks. Decidí abrir una cuenta y descubrí todo un mundo que rompió con la primera imagen que tuve de esta red. TikTok no solo era para perder el tiempo, como yo erróneamente lo pensaba, sino que se podía aprender, anunciar, o incluso identificarse dentro de un grupo social. Por mis creencias, los #catolitokers robaron mi atención. Pero existen TikToks de todas las áreas como belleza y cocina, o de distintas disciplinas, como medicina y arquitectura.   

Recientemente salió una campaña para aprender por medio de esta plataforma, con los hashtags #AprendeEnTikTok y #SabiasQue se indica que ese contenido aporta conocimiento. Esta me ha parecido una campaña muy atinada, porque seguramente no era la única que pensaba que la nueva red social era solo para tener un momento de dispersión.

Inevitablemente, las cosas cambian. Quizá la forma de aprender en unos cuantos años será muy diferente a lo que conocemos. Pero, detrás de todo ello, se encuentra la curiosidad y ganas insaciables de adentrarse en mundos desconocidos… 

 

Imágenes  CC.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: