Esta es mi ruta

Por Elba Paniagua

Ilustraciones: Itzel Gil

En una parada de autobús simulada, se pueden ver los asientos y una luz leve que pareciera venir del poste más cercano. Él, joven, está sentado, viste ropa que indica el fuerte frío, es muy noche y la calle está sola. Él, espera la llegada del autobús cuando llega Ella. Casi de la misma edad que Él, usa suéter, guantes y gorro de colores alegres. Ella llega y comienza a hablarle.

Ella: Hola.

Él: (responde por cortesía) Hola.

IGR-RUTA-2Ella: Perdón ¿Qué hora es?

Él: (mira su reloj) Las diez.

Pausa

Ella: ¿Cuánto tiempo lleva esperando?

Él: No lo sé.

Ella: Hace frío, ¿verdad?

Él: Sí, eso creo…

Ella: Usted parece no tener frío.

Él: No, no mucho en realidad.IGR-RUTA-3

Pausa

Ella: ¿Tiene novia?

Él: ¿Novia?

Ella: Entonces no tienes.

Él no entiende bien lo que pasa, pero no le da importancia.

Ella: ¿Cuántos años tienes? (pausa) Yo te calculo unos 22. Yo tengo 22. ¿Puedo hablarte de tú, verdad?

Él: Si eso quiere…

Ella: (enseguida) Sí, sí quiero ¿Puedo sentarme?

Él: ¿Por qué no?

En cuanto Ella se sienta Él se levanta y comienza a ver si el autobús ya viene.

Ella: ¿Me tienes miedo?

Él: ¿Yo? (Ella asiente) No… para nada.

Ella: Si fuera tú tendría miedo.

Él: (inseguro) ¿por qué habría de tenerte miedo?

Ella: A mí no. A ti mismo. Yo soy bonita. Somos de la misma edad. Existe la posibilidad de que te enamores de mí.

Él: ¿Disculpa?

Ella: No te disculpes. Si eso pasa tú no te preocupes.

Él: Señorita, yo no la conozco ni usted a mí ¿por qué habría de enamórame?

Ella: Por el cansancio.

Él: ¿Qué?

Ella: Por el cansancio de la espera. Primero estás solo, piensas en todo y en nada a la vez. Tienes todo el tiempo del mundo. Después aparezco yo, quiero conversar contigo, pero me rechazas, esperando ansioso la llegada del transporte, pero cuando hayas alcanzado tu destino y estés cansado de estar ahí, entonces pensarás en mí.

Pausa

Él: (después de otra pausa) ¿Hace esto muy seguido?

Ella: ¿El qué?

Él: El amenazar a extraños con la idea de que se enamorarán de usted…

Ella: No, generalmente no les aviso, pero tú me caíste bien (pausa) Por cierto, ¿cómo se llama?

Él: ¿Quién?

Ella: La que provocó que dejaras de confiar en las mujeres.

Él va a responder, pero ella lo interrumpe.

Ella: No me digas. Ya sé. Daniel.

Él: ¿Qué?

Ella: Te llamas Daniel. Ése debe ser tu nombre, los fáciles se llaman así.

Él: (ofendido) Yo no soy fácil.

Ella: Entonces sí es Daniel (silencio). Y a propósito, Daniel ¿Ya te enamoraste de mí?

Él: Señorita ¿Cómo le explico que yo no me voy a enamorar de usted?

Ella: ¿Eso cómo lo sabes?

Él: Pues… solo lo sé y ya.

Ella: Qué triste. Habríamos sido una bonita pareja.

Él: Pero qué necedad ¿Quiere que me enamore de usted? ¿Así nada más, por un encuentro, un momento que tuvimos esta noche?

Ella: Un encuentro… ¿y no es por los encuentros que se enamora la gente?

Pausa

Él: Pues… Sí… pero no así (pausa). Mire, párese de aquel lado.

A partir de este momento comienza a actuar las acciones que va describiendo.

Nos encontramos en esta parada. Usted finge no verme, pero yo ya la he visto de lejos, ha llamado mi atención. Usted se da cuenta, cruzamos algunas miradas tímidas, llega el transporte y usted se aleja.

Ella: ¿Y ya?

Él: No. A la noche siguiente usted está sentada, yo me siento a su lado, nos miramos y sonreímos, su camión llega y usted se va.

Ella: Pero…

Él: A la noche siguiente yo llego y me aproximo más a usted, que deja caer su guante, (se lo quita y lo tira) yo me apresuro a recogerlo y se lo devuelvo. Me presento: Hola, qué tal. Comenzamos a platicar, el autobús llega y usted se va. Y así sucesivamente, hasta que, por fin, un día me daré cuenta de que me he enamorado de usted.

Él está orgulloso de la lección que acaba de darle.

Ella: (después de una pausa) ¿Y yo qué hago?

Él: Pero si ya hizo. Me dejó aproximarme.

Ella: ¿Y si yo me aproximo antes?

Se acerca a Él y éste enseguida da un paso hacia atrás.IGR-RUTA-4

Él: No, así no debe ser.

Ella: ¿Por qué no?

Él: Porque entonces pasa lo que ahora.

Ella: ¿Y es malo?

Él: No precisamente, pero no es lo común.

Ella: ¿Tiene que ser común para que funcione?

Él: Pues… Sí. Así ha sido siempre.

Ella suspira. Silencio.

Ella: (sonriente) Bueno, pues entonces te deseo mucha suerte, (se levanta) ojalá y algún día llegue esa chica que esperas.

Va a irse, pero Él la detiene en un impulso.

Él: Espera, no te vayas.

Ella: ¿Por qué no?

Él: Porque… ¿A dónde vas?

Ella: A otra parada.

Él: Pero si ya estás en esta lo mejor será que esperes.

Ella: Preferiría que no.

Va a irse, pero Él la detiene de nuevo parándose frente a ella.

Él: Pero… está oscuro. No es seguro.

Ella: Tampoco lo era venir aquí y ya ves.

Pausa

Él: Pero es que si te vas no puedo acompañarte. Me desviaría de mi ruta.

Ella: Ya me hablas de tú. (Ella espera respuesta, pero Él no hace nada) Mejor me voy. Tú sigue esperando.

Él: ¿Y nos volveremos a encontrar?

Ella: Yo espero que no.

Él: ¿Por qué no?

Ella: Tú me gustabas. Te lo hice saber. Me rechazaste. Yo lo acepto. No hay nada más que hacer.

Él: ¿Yo te gustaba? ¿Lo aceptas? ¿Así nada más?

Ella: ¿Y cómo entonces? Yo no tengo nada que hacer aquí (pausa) ¿Quieres detenerme?

Él: ¿Por qué habría de detenerte?

Ella: No lo sé. Tal vez para evitar que el recuerdo de lo que no hiciste te atormente todos los días. Para que no sientas el deseo de encontrarme cuando pases por esta parada. Para que cuando vayas en tu transporte puedas disfrutar el camino y no estar pensando en lo que dejaste atrás.

Él: (intentado reír) Que tontería. Apenas te conozco.

Ella: Sí, tienes razón. Qué tontería. Adiós.

Ella se va alejando, Él quiere detenerla, pero no se decide, al final elige quedarse.

Él: (convenciéndose) El autobús. Sí, el autobús. No puedo desviarme. Debo llegar a mi destino. Esta es mi ruta. Esta es mi ruta….

La luz va desvaneciéndose hasta llegar a oscuro total.FARO

Elba Lillian González Paniagua es egresada en Literatura Dramática y Teatro por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). Realiza su tesis sobre Isabel Prieto de Landázuri. Sus líneas de interés e investigación son los Estudios de Género, Literatura del siglo XIX, y temas relacionados al horror y el terror. Ha escrito reseñas de cine y novela corta en publicaciones independientes, así como traducción de poesía. Tradujo textos y realizó pláticas sobre migración e inclusión en la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), colaboró en los eventos del Centro Cultural Coreano y participó en el Coloquio sobre Cultura Coreana realizado por el COLMEX. Actualmente, brinda asesorías de reseña literaria en Librería Porrúa, colabora con ChildFund México en el área de Patrocinio Internacional y participa en obras de teatro independientes con temática histórica y literaria. Es colaboradora de Fundación Guendabi’chi’ A. C.

Artículos recomendados

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: