LO QUE DEBERÍAS SABER DE LA NAVIDAD

Por Amalinalli Armendariz

La Navidad es una festividad para pasarla en compañía de nuestros seres queridos y, al ser una celebración internacional, existen diferencias en la forma de vivirla. Pero, ¿sabes de dónde han llegado todas estas tradiciones?

 

Un origen pagano, las fiestas Saturnalia

En la antigua Roma, se tenía la creencia de que el dios Saturno había gobernado el mundo hace muchos miles de años y había enseñado a los hombres a cultivar la tierra, de modo que fue considerado como protector de la siembra

Para agradecerle, la comunidad agrícola organizaba una fiesta en su honor, las Saturnalia. Se llevaba a cabo el 17 de diciembre y consistía en dedicar todo este día al descanso, después de un año de arduo trabajo. En ella también se pedía a Saturno la protección de las semillas que debían sobrevivir al frío invierno.

Con el paso del tiempo, las Saturnalia salieron de la esfera agrícola y se popularizaron en la ciudad; allí, además del descanso, se sumaron la diversión desmedida y el desenfreno. La celebración se extendió del 17 al 19 de diciembre, donde predominaban los banquetes, bebidas, música y juegos de azar. Es importante agregar que en esas fechas hasta los esclavos eran liberados y a veces cambiaban de rol con sus amos. Finalmente, la celebración llegó a durar hasta el 23 de diciembre

Asimismo, el 25, los romanos celebraban el nacimiento del sol invictus o sol inconquistable, que significaba el inicio de un nuevo año agrícola. Pero no sólo eso, sino que también comenzó la costumbre de intercambiar regalos entre los seres queridos.

 

El paso a la navidad cristiana

Al ver la fuerza que tenía la celebración pagana de las Saturnalia, la iglesia decidió que para evangelizar a los paganos, la fecha de nacimiento de Jesús sería el 25 de diciembre. De este modo, la aceptación de la nueva festividad sería más sencilla.

Como sabemos, la religión católica/cristiana llegó junto con los barcos españoles y portugueses. Se cree que la primera Navidad que celebraron los españoles en América sucedió en 1492, en la isla “La Hispaniola”, probablemente con Cristóbal Colón. Al paso de los siglos, cada país americano fue apropiándose de la Navidad a su manera.

Actualmente, la Navidad es considerada por muchos como la festividad más importante del año, independientemente de la religión a la que pertenezcan, pues se considera como una época para compartir y disfrutar amor, unión, paz, armonía y felicidad.

 

¡Jo, jo, jo! ¡Sí… es papá Noel!

Un personaje que no puede faltar en la Navidad es Papá Noel (Santa Claus o San Nicolás), el agradable y bonachón viejecillo que viste un traje rojo con blanco para repartir regalos a todos los niños del mundo.

Los antecedentes de Santa Claus provienen de Francia, Inglaterra y de los países germánicos. En cada uno de estos países, el personaje se presenta como carismático, amante de la comida y generoso con los niños pobres.

Pero es hasta 1773 cuando se reconoce por primera vez a Santa Claus gracias al poema “La visita de San Nicolás” (A visit from St. Nicholas); aunque en realidad en este poema se habla de un duende, las características de Santa se perfilan en este texto.

Sin duda alguna, la imagen de Papá Noel se ha modificado desde su origen hasta nuestros días. Por ejemplo, la Navidad para la parte sur de América ocurre durante el verano, de modo que el afelpado y calientito traje rojo debe convertirse en una ligera tela de seda que permita soportar altas temperaturas.

Finalmente, en países como como Suiza y Austria, existe un personaje llamado Krampus, un ayudante terrorífico de Papá Noel, que aparece en la madrugada del 5 de diciembre y se lleva en su saco a los niños que durante el año se portaron mal.

 

¿Y dónde están los regalos?

¿Alguna vez te has preguntado por qué son tan importantes los regalos en Navidad? Sí, algunos piensan que esta época del año se ha convertido en la perfecta excusa para el consumismo que refuerza el capitalismo. O desde el otro extremo, hay personas que piensan que es otra excusa para demostrar cariño y agradecimiento a sus seres amados

Pero, en realidad, el origen de los obsequios navideños nos lleva de regreso a las Saturnalia, cuando los hombres daban ofrendas a Saturno y, como hemos visto, con el tiempo se extendió dar obsequios también a sus seres amados. Por otra parte, los obsequios hacen alusión también a los regalos que Papá Noel les dejaba a los niños más pobres y, finalmente, nos hace recordar la bella historia de los Reyes Magos que dieron sus presentes al niño Jesús.

Sea cual sea tu motivo, recuerda que la Navidad es un buen pretexto para pasar tiempo con las personas importantes de tu vida y que ahora es necesario resguardarse en casa y pasar estas fechas únicamente con los habitantes de tu hogar más cercano. Además, los obsequios no tienen que ser costosos, pues lo que simbolizan siempre tendrá más valor. ¡Feliz Navidad!

Fotografìa de portada: Janet Aquino A.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: